Siguen las alzas

    Compartir

    Hay que detener el consumo de tabaco a como dé lugar y las autoridades brasileñas se les ocurre disparar los impuestos y “congelar” los precios a un mínimo, en miras de que se controle a los fumadores y se reduzcan los potenciales.

    El ministro de Salud Alexandre Padilha hizo el anunció del decreto firmado por la presidenta Dilma Rousseff de que ahora los precios serán de 1,88 dólares por cajetilla. El ministro dijo que con los años presentará un incremento al igual que el impuesto.

    Hay datos oficiales que indican que “la incidencia del tabaco en las muertes por enfermedades respiratorias en Brasil está por encima del promedio mundial”. El Gobierno ha dado a conocer cifras sobre que ocho de cada diez hombres que mueren de enfermedades respiratorias son fumadores. En el caso de las mujeres el número es de seis de cada 10.

    El ministro dejó claro que aunque los fondos recaudados con el aumento tributario será destinado a redes de salud, el fin no es “sacar dinero”, sino controlar y reducir el consumo de los cigarrillos.

    Estas regulaciones se han auxiliado de campañas realizadas a través de los medios de comunicación, dirigida especialmente a los jóvenes.

     

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir