PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO
miércoles, octubre 27, 2021

Cada vez hay más pruebas que respaldan la necesidad de un refuerzo de la vacuna contra el Covid-19. Por un lado, el virus va cambiando y las variantes de ahora son diferentes a las variantes que se utilizaron para desarrollar las vacunas que se aplican actualmente en todo el mundo.

Otra razón para inocularse por tercera ocasión es la confirmación de que las defensas podrían empezar a reducirse después de seis u ocho meses de haber sido vacunados, principalmente adultos mayores y personas que tengan comorbilidades.

De acuerdo con el portal oficial VacúnateRD, de los 7.8 millones de personas mayores de 18 años que las autoridades se propusieron vacunar durante el presente año, 6 millones 27 mil 322  tienen la primera dosis;  4 millones 862 mil 748 la segunda dosis y apenas 892 mil 755 ha recibido la dosis refuerzo.

República Dominicana fue el primer país de América Latina en donde las autoridades anunciaron la aplicación de una dosis de refuerzo de manera voluntaria a la población.

El argumento que validó la decisión gubernamental fue “proteger a la población cien por ciento de una vez y por todas contra el Covid-19”, explicó la vicepresidenta de la República, Raquel Peña en junio pasado.

No hay un solo caso de personas con la tercera dosis que haya sido internada”.

Así lo aseguró el presidente Luis Abinader a finales del mes pasado, en una actividad celebrada en Puerto Plata.

A los que opten por una tercera dosis se le aplicará una vacuna diferente a las que le fue inoculada anteriormente. Luego de que en principio, la inoculación de los ciudadanos se hiciera con la vacuna Sinovac, el refuerzo ante las nuevas variantes del Covid-19 que son más contagiosas se aplica con la vacuna Pfizer y AstraZeneca/Oxford.

El lento ritmo de la población

A pesar de los grandes esfuerzos que hace el Gobierno para que los dominicanos se vacunen, la población marcha "a paso de suero de miel de abeja" hacia los centros de vacunación en busca de la tercera dosis.

Actualmente, hay más de ocho variantes del Covid-19. Hace unos días, el Ministerio de Salud anunció la llegada al país de la variante delta, que es la más transmisible de las detectadas por ahora e incluso un 60% más que la alfa.

Hoy día, hay alrededor de 30 países que están aplicando la tercera dosis, entre ellos: Chile, Bahrein, Alemania, Emiratos Árabes Unidos, Francia, Reino Unido y Uruguay  a personas con mayor riesgo de contagio.

RD$20,000 millones

Durante el primer trimestre del año, el Gobierno dedicó más de RD$20,000 millones para asegurar que las vacunas contra el Covid-19 lleguen a la población de forma gratuita y oportuna.

En Estados Unidos, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) ha seguido las recomendaciones de su panel de expertos y ha aprobado una dosis de refuerzo de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech para los mayores de 65 años, personas con un alto riesgo de enfermedad grave y los trabajadores altamente expuestos a contraer el virus. Todos deben recibirla al menos seis meses después de su segunda inyección.

El Gobierno de Joe Biden esperaba que la FDA diera el visto bueno a que la población general recibiera una tercera dosis, pero la gran mayoría de científicos que asesora a la agencia rechazó la propuesta.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) no se opone a la tercera dosis, sí le preocupa que los países más ricos administren una tercera dosis cuando los más pobres aún no cuentan con vacunas suficientes para administrar la primera a países de África.

Que la pandemia del coronavirus siga estando presente en la vida de todo el globo terráqueo constituye la razón fundamental para  continuar adelante con el proceso de vacunación y con los protocolos de bioseguridad; es decir, con el uso de mascarillas y el lavado de manos a fin de evitar el contagio y que las autoridades vuelvan aplicar las medidas restrictivas y de distanciamiento social que alejen a la humanidad de retornar a la normalidad.