Electricidad opaca el acuerdo con FMI

    Compartir

     Impacto .  El déficit financiero del sector eléctrico se ha erigido en un obstáculo que dificulta el avance del acuerdo con el FMI y desvía recursos del Presupuesto General del país.

    En los dos años que lleva el actual acuerdo del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en todas las  revisiones el sector eléctrico ha merecido comentario de parte de los técnicos del fondo que lo han  evaluado.

    Asimismo, en los dos presupuestos complementarios que el Gobierno preparó para los años 2010 y 2011, las modificaciones han sido principalmente para aumentar el subsidio  eléctrico. Y para aumentar las partidas del sector eléctrico ha sido necesario disminuir las de otras áreas.

    En el acuerdo Stand by, 2005-2008, firmado el 14 de enero del 2005, con una dotación de US$670 millones y una duración de 28 meses, el tema eléctrico estuvo presente también.

    En la carta de intención que presentó al FMI entonces, el gobierno hablaba de “un plan para mejorar la eficiencia del sector energético para asegurar así su viabilidad financiera”.Ya en el acuerdo vigente, negociado en noviembre del 2009 y motivado en la crisis financiera internacional, el problema del sector eléctrico fue uno de los puntos básicos, junto al tema fiscal general.

    Y desde el inicio, los incumplimientos de metas han estado presentes. En el primer informe, el Gobierno citó una desviación de alrededor de 0.4% del PIB en el déficit de la Administración Central, que se explica principalmente por el aumento de las transferencias a la CDEEE mayores de lo previsto.

    El criterio de desempeño sobre la no acumulación y la liquidación de los atrasos internos con las generadoras de electricidad no se cumplió, debido principalmente a costos del combustible mayores de lo estimado.

    En la segunda carta de intención, el Gobierno  prometió aplicar un mecanismo más flexible de precios para las tarifas de electricidad, con miras a adoptar una “tarifa técnica” que cubrirá el costo de generación, transmisión y distribución, así como las pérdidas de eficiencia en el sistema, y como medida intermedia, se comprometió a eliminar gradualmente la brecha entre las tarifas actuales y la “tarifa indexada”.

    El tema se fue complicando a partir de la tercera revisión, la cual se juntó con la cuarta. También se “consolidaron” las quinta y sexta y, pendientes aún, la séptima y octava.

    El comunicado del FMI sobre la cuarta revisión, emitido en diciembre del 2010, planteaba que “la reforma del sector eléctrico sigue siendo uno de los principales retos que enfrentan las autoridades.

    El cambio reciente en la gerencia de las empresas de distribución de electricidad y el aumento de la tarifa eléctrica en diciembre son importantes pasos iniciales en este proceso . Será importante continuar la reforma tarifaria en 2011 hacia un régimen flexible”.

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir