Desconectarse para conectarse

    Nos hemos convertido en seres dependientes y la interacción cada vez es menor. Aquí una selección de malos hábitos digitales que impiden la diversión.

    Los videojuegos

    Existen tantas opciones, que muchas personas se quedan enganchados por horas  y pierde la habilidad de conectarse con sus seres queridos. Desde este punto de vista es una plaga que incentiva la obesidad y hasta la violencia, pero no podemos negar que nos ayuda a matar el tiempo cuando estamos muy aburridos.

    Los celulares

    La extensión de tu mano, tu mejor amigo, confidente, una luz en la oscuridad. Es sin duda el aparato del  que más personas depende, y no simplemente porque te ayuden a mantenerte comunicado. En la actualidad ha cambiado la manera en como las personas interactúan.  Los libros modernos de etiqueta y protocolo de seguro deben tener un apartado especial para ellos. Quien no ha escuchado a algún padre preocupado decir “levanta la cabeza y suelta ese celular”. Vaya a cualquier restaurante y verá que son los protagonistas.

    Terror

    ¿Recuerdan el Y2K? El llamado apagón tecnológico puso a muchos a sudar en la víspera de 2000. Al final no pasó nada, pero si llega a pasar, cual país subdesarrollado sabemos entretenernos en la oscuridad. Sin embargo, cada vez más las generaciones van perdiendo la tradición de aplaudir cuando se corta el servicio eléctrico. Hay que aprender a prescindir de los aparatos electrónicos, incluso es recomendable vivir periodos de desintoxicación. Si no tienes internet, intenta leer o caminar.

    La generación touch

    Sólo basta a un bebe manejar un iPad para sentirse viejo y obsoleto. Desde teléfonos celulares, videojuegos y tabletas, las nuevas generaciones disfrutan al máximo el touch screen. Sin embargo, recuerde que no son niñeras. Que no se pierda el habido de jugar con los más pequeños de la casa.

    Los conciertos

    Disfrutar en vivo de un artista siempre es una grata experiencia para los fans, siempre y cuando se permitan vivirlo. Ahora captar una foto es la misión de muchos. En esos momentos algunos se olvidan de cantar a todo pulmón su canción favorita o a disfrutar de la compañía.

    En los viajes

    Siguiendo el tema de las fotos, es en las vacaciones donde todos aprovechan para tomarse miles de ellas. Es muy bueno congelar un bello momento para siempre, pero llegas al punto de que te impedirte disfrutar de los paisajes, oler, tocar y sentir una nueva cultura, de nada sirve conservar una fotografía.

    Las redes sociales

    Lugar donde no todos son tus amigos, a muchos no le interesa tu bienestar y la mayoría no te conoce. Son tantas las redes disponibles y aplicables para cada gusto que es fácil perderse en ese universo. Ya sea que eres un amante de la decoración que disfruta de Pinterest o un fotógrafo aficionado obsesionado con Instagram, siempre es bueno un poco de moderación. Deja para después los tweet y los posteos en Facebook y trata de sociabilizar.

    Los chats                    

    Ya sea que eres usuario de whatsapp, BB Messenger, Google Talk, o cualquier método de tu preferencia, está logrando que hables menos con tus contactos. La vieja costumbre de llamar por teléfono se ha perdido considerablemente. 

    Algunos datos

     “La UIT estima que 2.700 millones de personas —el equivalente al 39% de la población mundial— utilizarán Internet a finales de 2013”.     

    “Según el estudio Cisco Visual Networking Index los teléfonos celulares superarán el número de personas en el mundo este 2013”.

    “El 60% de los usuarios de Twitter son mujeres”.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.