Ashton y Demi, al borde del precipicio

    Compartir

     Pero no es para menos, si es que al actor de “Butterfly Efect” le dio con ser “openmaid” justo cuando debería celebrar su sexto aniversario de bodas con Demi Moore.

    Sí, sí, ya todos saben sobre los rumores de separación de esta pareja, que tienen 16 años de diferencia, y aunque ellos aún no abren la boca para afirmar o desmentir la noticia, cada día salen nuevas informaciones sobre cuál sería el motivo del desenlace. Inicialmente se ha dicho que la ruptura se debe a la infidelidad de Ashton con, la hasta hace poco desconocida, Sarah Leal, o más bien claramente, a la orgía con la que celebró su sexto aniversario de matrimonio.

    Peeeero, también está la versión de que cuando esto sucedió, el nuevo Sheen ya no vivía en la casa, lo han dicho sus pendencieros vecinos, que aseguran sólo haber visto a Demi y sus hijas desde hace meses. Ashton rara vez viene. Vemos a Demi con sus hijas pero Ashton ha estado fuera de escena desde hace meses", comentó un vecino a la web HollywoodLife.

    Esto podría deberse a que antes de Sarah había otro en discordia, el alcohol. Sucede que a nuestra angelical actriz de “Ghost” le gusta darle al trago y a pesar de que llevaba décadas sobria, habría retomado su romance con la bebida, según la revista Life and Style.

    "Demi llevaba años sobria, décadas, pero recientemente recayó. Ashton la ama, pero no podía estarla viendo destruyéndose", dijo una fuente a la publicación.

    Es por esta razón que su marido tomó una juiciosa, sana y decente decisión, ahogar sus penas en abundante vodka, dentro del jacuzzi de una suite del hotel Hard Rock de San Diego que cuesta US$2,500 la noche, acompañado de cuatro mujeres y terminar teniendo sexo con una de ellas, justo el día de su aniversario. Lo más lejos que Ashton tenía es que a la rubia texana, de 23 años, no le bastaría con haber estado en la cama con él, sino que le pediría US$250,000 por no hablar, indica Daily Mail.

    El caso es que por andar de tacaño, tomando en cuenta que gana US$700,000 por cada episodio de  "Two and a Half Men", ahora ella anda por ahí desbandada contando con lujo de detalles lo “divertida” que fue la noche. “Tuvimos sexo dos veces”, dijo Sarah al periódico británico Sun.

    “Todo pasó de forma muy natural. La pasábamos muy bien. Una cosa nos llevó a la otra. Él estuvo bien, nada de extraño o pervertido. Me sentí atraída por él, y él se sintió atraído por mí”. Agregó que Kutcher demostró resistencia. “Estuvimos por un rato, fue como dos horas”.

    Pero es que la chica no es fácil, o más bien no es difícil, todo pasó tan “natural”, que desde que él le dijo que no, ella se asesoró del abogado Keith Davids, famoso por escándalos de la farándula. Más aún, ahora, después que ella estaba muy acostumbrada a este tipo de fiesta, según sus propias amigas, confidencialmente se corre el rumor de que ha quedado embarazada y adivinen quién es el padre.

    Mientras todo este lío se desenreda y Ashton sale a explicar el significado de las 17 fotografías que la revista Star tiene en su portada, la pobre Demi se consume en sufrimiento. Desde que todo esto comenzó lleva siete kilos menos y eso, que todavía no ve las fotos.

    Estos no sería la primera vez que se le atribuye una infidelidad a protagonista de “Sin compromiso”, el año pasado se publicó que había tenido una sexo con Britney Jones, algo que él negó, pero esta vez no ha dicho ni pío y dicen por ahí que “el silencio es más elocuente que las palabras”.

    Bueh, si las cosas entre este matrimonio no se resuelven, los US$250,000 que no quiso dar le saldrían mucho más caros, ya que un divorcio implicaría dividir una fortuna de 290 millones de dólares. 

    Para colmo de males, su papel en “Two and a half men” no logró mantener los 28 millones de espectadores que obtuvo en el episodio estreno, ahora ese número se ubica en menos de 18 millones, luego de transmitirse el tercer capítulo.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.

    Compartir