PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Horas interminables sin poder avanzar y la fuerza que motoriza el vehículo consumiendo grandes cantidades de combustibles, es la pesadilla diaria del conductor capitalino con el tránsito.  

La apertura de las clases escolares después de dos años de virtualidad y el decaimiento de las intervenciones de agentes de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett) en los puntos críticos del Distrito Nacional, han hecho de las vías capitaleñas un verdadero caos.

Otro factor también ha sido la falta de coordinación entre la Digesett, el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant) y el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC).

Por ejemplo, las autoridades del MOPC se hallaban el pasado lunes a las 2:00 de la tarde asfaltando el elevado de la autopista Duarte con dirección oeste-este que atraviesa la Plaza Duarte (Carrefour).

Ese tipo de asfaltado en horario crítico también es recurrente en los elevados de la avenida John F. Kennedy con avenida Dr. Delfilló y con avenida Abraham Lincoln, lo que provoca malestar entre los conductores.

Además, lo que se supone que sería una solución en la avenida Churchill con la puesta en operación de los autobuses de ese corredor, ha quedado eclipsado debido a los taponamientos que de todas formas no dan ningún tipo de tregua.

Sin embargo, el director de Digesset, general de brigada Ramón Guzmán Peralta,  aseguró ayer que los taponamientos son causados por el aumento del parque vehicular y que sus agentes dejan trabajar los semáforos

Apertura de las escuelas y colegios

Parte de los congestionamiento de vehículos se debe a la apertura de las clases escolares. Y es que, de manera oficial, el año escolar inició el pasado miércoles 21 de septiembre; pero fue este lunes que la matrícula estudiantil acudió en masa a las aulas.

Si anteriormente las avenidas del Gran Santo Domingo y el Distrito Nacional eran intransitables, esto ahora ha provocado que se conviertan en un auténtico dolor de cabeza.

Este caos también revela que las autoridades no previeron el desastre del tránsito y, peor aún, ninguna de las autoridades todavía han presentado algún proyecto o, por lo menos, han anunciado que están pensando en alguna alternativa que pudiera paliar la situación.

Excepto “Parquéate bien”, que más allá de alivianar el problema ha despertado una lluvia de reclamos.  

Quejas por “Parquéate bien”

Uno de los operativos lanzados por las autoridades del Intrant, la Digesett y la Alcaldía del Distrito Nacional (ADN)  ha sido “Parquéate bien”, la cual ha retenido en las últimas horas decenas de vehículos en el Distrito Nacional y el Gran Santo Domingo.

El director del Intrant, Hugo Beras, ha dicho que la ciudadanía ha respaldado la iniciativa que busca mejorar el tránsito en la capital. No obstante, las redes sociales se han inundado de quejas ya que muchos consideran que ese proyecto no ha tomado en cuenta el poco espacio de parqueos en las urbanidades.

“Empezaron con ‘parquéate bien’; Pero es una incoherencia que harán, eso en todos los lados sin buscar una solución. Al final la Alcaldía fue quien aprobó los establecimiento sin parqueo… o sea, ¿qué pretende que uno haga?”, escribió Betsabé Estepan en su cuenta de Twitter.

“No me parece sostenible el #ParqueateBien a menos que nos pongamos el carro de arete”, escribió Wanda Perdomo en su red social.

Mientras que otro usuario, Erison Morbás, también escribió su parecer: “Hoy empieza «Parquéate bien» y ojalá se haya considerado la densidad vehicular y que, si no se han construido nuevos edificios para estacionamientos públicos y seguros, entonces no han desaparecido por magia aquellos que siempre han debido estacionarse en las calles…”.

Lluvias y charcos

Un problema tradicional del tránsito han sido los charcos que se producen fruto de cualquier llovizna. Pero, cuando esa jarina se convierte en aguaceros como los dejados la semana pasada por el huracán Fiona, el caos se multiplica.

Avenidas principales como John F. Kennedy, 27 de Febrero, Winston Churchill, Abraham Lincoln, George Washington  y Luperón se transforman en grandes lagunas que dejan varados a más de un vehículo.

Las ciclovías

Una de las medidas que había adoptado la pasada gestión del Intrant y del MOPC, así como de la Alcaldía del Distrito, eran las ciclovías.

La implementación se hizo en la avenida Bolívar para que conectara con el parque Mirador Sur, de manera que también diera cobertura a lugares de interés como la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), comercios y conexión con los ejes norte–sur de la ciudad, específicamente las avenidas Winston Churchill y Abraham Lincoln.

Sin embargo, muchas son las quejas de que ese espacio no llena las expectativas debido al poco flujo de ciclistas que las utilizan. De hecho, a menudo las ciclovias son usadas por los motoristas que en franca violación a las leyes de tránsito circulan sin consecuencia alguna.

Además, con esta medida las avenidas de esa circunscripción se han visto cercenadas, lo que a su vez provocan extensos taponamientos.

Los carros chatarras

Un tema pendiente que tiene el Intrant con la sociedad dominicana es la salida de los llamados “carros chatarras”, los cuales circulan ampliamente por las avenidas de la capital.

A pesar de que esos vehículos siguen circulando sin las debidas condiciones y, además de que, como proyecto de Estado se estaba gestando la solución integral del transporte público (Autobuses, Metro y Teleférico), tal propuesta sigue inconclusa hasta este momento.

Y es que en febrero de 2022, el director del Intrant de entonces, Rafael Arias, había anunciado que desplazaría a los “carros chatarras” para que hubiera mayor capacidad de desplazamiento en el Gran Santo Domingo y el Distrito Nacional; sin embargo, esto nunca sucedió.

“El gobierno vas a establecer corredores en esos puntos donde se exhiben el transporte de pequeñas capacidades por autobuses de mayor capacidad. Lo que implica es que esos carros van a salir de circulación en el servicio de transporte público del gran Santo Domingo y próximamente en la ciudad de Santiago”, dijo el extitular en ese momento, lo cual no pudo concretarse.

El problema del tránsito en la zona metropolitana se agudiza cada día más y todo parece indicar que no hay una solución palpable en el horizonte.

Posted in País
agency orquidea

Más contenido por Dalton Herrera