PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Buenos AIres. Los líderes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), reunidos en Buenos Aires, Argentina, dijeron que es inminente brindar apoyo a la República de Haití por sus implicaciones para la paz y seguridad en la región.

En tal sentido, reiteraron su profunda preocupación por el progresivo deterioro de la situación de seguridad pública y humanitaria en la República de Haití y llamaron todos los actores políticos y sociales haitianos a alcanzar los consensos necesarios que permitan atender la grave crisis humanitaria y de seguridad que aqueja al país.

“Reconocemos la necesidad de alcanzar consensos regionales y extra regionales que, con base en el principio de cooperación internacional y con la anuencia y participación de Haití, permitan brindarle apoyo para enfrentar la proliferación del crimen organizado, combatir el tráfico ilícito de armas y el fortalecimiento de la seguridad ciudadana. Asimismo, destacamos los esfuerzos subregionales, regionales e internacionales de acompañamiento al proceso de diálogo entre el gobierno y los distintos partidos políticos e instituciones de la sociedad haitiana con el objetivo de trazar una hoja de ruta que les permita salir de la compleja crisis que les aqueja”, dice el documento final de la Declaración de Buenos Aires, en su punto 101.

Además, los líderes dijeron que tomaron nota de los constantes esfuerzos del gobierno haitiano para ampliar aun más el consenso entre los actores políticos y la sociedad civil haitiana.

“Saludamos la firma el 21 de diciembre de 2022 del documento titulado ‘Consenso Nacional para una Transición Inclusiva y Elecciones Transparentes’. Instamos al gobierno a continuar con su política de apertura hacia los diversos sectores de la vida nacional, con miras a hacer operativas las instituciones democráticas lo antes posible, tan pronto como el entorno de seguridad y los medios técnicos lo permitan. Alentamos a los países miembros que tengan la posibilidad, a estudiar las opciones presentadas por el Secretario General de las Naciones Unidas en su carta del 8 de septiembre de 2022 dirigida al presidente del Consejo de Seguridad, con miras a participar en la fuerza multinacional especializada solicitada por Haití para ayudar a las fuerzas de seguridad haitianas a luchar contra la proliferación del crimen organizado y el tráfico ilícito de armas y municiones, erradicar las bandas que han tomado como rehén al país, impidiendo la libre circulación de personas y mercancías, limitando el acceso de la población vulnerable a la ayuda humanitaria y la atención de la salud y obstaculizando los preparativos para la organización de elecciones libres, transparentes e inclusivas”, agrega.

Alerta sobre aumento migración

El primer ministro de Bahamas, Philip Davis, pidió brindar ayuda a Haití para salir de la crisis, que amenaza también a los países vecinos por las olas migratorias que genera. “La trágica situación de Haití sigue planteando una amenaza sustancial, no sólo para los haitianos, sino también para Bahamas y los países vecinos, los cuales están experimentando un aumento significativo de la migración irregular y a menudo peligrosa”, manifestó durante su alocución ante el plenario de la Celac.

Davis elogió los esfuerzos de Haití “para celebrar elecciones antes de finales de 2023, detener la amenaza a la seguridad pública que suponen las bandas violentas, aliviar el hambre y la malnutrición, y paliar la crisis política”. El mandatario hizo hincapié en la necesidad de “combatir el tráfico, especialmente de personas, contrabando y armas”.

Compromiso con la democracia en la región

Los presidentes de los países que asistieron a la cumbre de la Celac rubricaron el documento final denominado “Declaración de Buenos Aires” en el que destacan el compromiso con la democracia y promueven la integración regional. Además, ratifican el reclamo de la soberanía de Argentina en las Islas Malvinas. A lo largo del texto de 28 páginas, los firmantes destacan que “la democracia es una conquista de la región que no admite interrupciones” en una clara referencia al intento de golpe de Estado sufrido por el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva semanas atrás en Brasilia. Al mismo tiempo, el documento recoge las críticas realizadas contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su par de Venezuela, Nicolás Maduro, y reafirma – de manera colateral, sin mencionarlos – que la celebración de “elecciones libres, periódicas, transparentes” es una “expresión de la soberanía del pueblo”, mientras que remarcan la importancia de la “promoción, protección y respeto por los Derechos Humanos”, en un contexto en que se recrudece la represión a las protestas en Perú. Además, la declaración destaca los acuerdos vinculados a la recuperación económica post-pandémica y a la seguridad alimentaria y energética.

Posted in País
agency orquidea

Más contenido por El Caribe