PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Cáritas Dominicana cumple este lunes 61 años ayudando a las comunidades más empobrecidas del país. Muchos la recuerdan como la responsable de distribuir la famosa harina fortificada llamada marifinga, que los adultos tienen como memoria de su niñez.

“Mucha gente todavía cuando le mencionan Cáritas, dice ah sí, la de las marifingas”, cuenta José Gautreau, director nacional de Cáritas Dominicana, al explicar el trabajo que han venido realizando durante estas seis décadas, no solo en el ámbito asistencial, sino también de capacitación a los comunitarios con el objetivo de que mejoren su calidad de vida.

Esta organización sin fines de lucro, que tiene presencia en el mundo entero, pertenece a la Iglesia católica y su sede está en Roma.

El 19 de septiembre de 1961 por mandato de la Conferencia del Episcopado Dominicano inició sus operaciones en República Dominicana, y desde entonces han ejecutado diversos proyectos de desarrollo y de acción humanitaria a las comunidades donde se encuentran las familias más empobrecidas y vulnerables en todo el territorio nacional.

Desde el levantamiento de viviendas, financiamiento y producción agrícola y pecuaria, capacitación financiera, seguridad alimentaria, atención médica, gestión de riesgo y cambio climático y hasta desarrollo institucional son parte de las acciones que realiza la entidad en el país completo.

Solo el año pasado, ofrecieron 865, 384 acciones, asistencias y donaciones a favor de los más necesitados, quienes dice José Gautreau, son “los favoritos de Dios”.


Lo más gratificante

El creyente católico dijo que lo más sorprendente de todo es que “mientras más pobre es la gente, más deseo tiene de dar”.

En el país, Cáritas comenzó siendo asistencialista por un programa que tenía los Estados Unidos de alimentos y medicinas para los países pobres de América.

Según explicó Gautreau, las autoridades norteamericanas no confiaban en el gobierno de la tiranía trujillista, y le pidió a la Iglesia católica que llevara ese programa, que a su vez delegó este trabajo a la entidad.

A medida que pasaban los años, se dieron cuenta de que para mantener la dignidad de las personas, debía avanzar en otros aspectos y es por esto que década de los 90, comenzaron a dedicarse, además del asistencialismo, al desarrollo permanente.

Trabajan en conjunto con los comités de líderes de las comunidades. Si no existe este equipo en la zona, se encarga de construirlo con la ayuda de los comunitarios.


Proyectos

Entre los proyectos que actualmente Cáritas desarrolla, con la ayuda de donadores y miles de voluntarios, se encuentra el programa de viviendas, en el que se construyen casas a quienes más lo necesitan.

Gautreau indicó que próximamente estarán inaugurando un proyecto de 20 viviendas en San Pedro de Macorís, y que luego irán a otras comunidades.

También, está el programa de seguridad alimentaria, con el que Cáritas capacita a pequeños parceleros y agricultores, además de ayudarlos con el tema del crédito. Por ejemplo, se establecen grupos de ahorros y préstamos para que se financien sus proyectos.

Gautreau precisó que Cáritas deposita un fondo semilla, para que se utilice en préstamos a los miembros del grupo para que pongan en marcha pequeños emprendimientos.

Más asistencia y las donaciones

Además, Cáritas organiza ferias para que los agricultores puedan vender sus productos. También se construyen huertos familiares, que en su mayoría son cuidados por las amas de casa.

Con esto se busca también garantizar una buena alimentación en los niños. Con otro de los proyectos, facilitan a los agricultores animales, entre ellas vacas preñadas, para la cría de ganado, que pueden ser vendidos más adelante. En salud, disponen con diócesis que cuentan con dispensarios médicos y se realizan operativos.

De las más de 800 mil asistencias que brindaron en el 2021, la mayoría se enfocaron en asistencia humanitaria, mayormente en alimentación y albergues. Le siguió la atención medida y de salud preventiva y la conservación y protección del medio ambiente.

Sobre el financiamiento, Gautreau dijo que muchas Cáritas de países desarrollados, les ayudan y que también reciben fondos de organizaciones sin fines de lucro internacionales. Llamó a quienes quieran donar a hacerlo mediante la cuentas 054-21926-1 del Banco Popular, y 054-8911059-0 / 054-8911048-4 del Banco BHD.

En este último banco también se pueden hacer donaciones en dólares con la cuenta 054-8911029-8 y en euros a la cuenta 054-8911027-1.

Posted in País
agency orquidea

Más contenido por Rosmerys De León