“Hay que ponerle el mismo amor al evento sea grande o pequeño”

Compartir
Aneury Castillo es un emprendedor que se ha dedicado a la organización de eventos corporativos y sociales

Aneury Castillo es un joven emprendedor que se pasea entre las artes plásticas y la organización de eventos. Desde hace una década trabaja para una empresa de relaciones públicas en los montajes de actividades corporativas, pero en los últimos años se embarcó en su propio proyecto familiar de eventos sociales.

“Yo desde pequeño he sido artista. Desde los cuatro, cinco años organizaba mis cumpleaños. Hacia los gorritos, buscaba los vasos, guardaba todo lo que encontrara para hacer mis fiestas con materiales reciclados. Siempre me ha gustado el dibujo, la pintura, y en mis ratos libres pintaba”.

Se formó en pintura en la academia del profesor Germán Ricardo y estudió ingeniería civil aunque ahora se dedica a otra cosa. Pero para él, la ingeniería ha influido tanto en su pintura como en el negocio de los eventos.

“La ingeniería era muy diferente a lo que yo quería en ese entonces que era publicidad. Pero eso me ha servido en este oficio. El montaje tiene mucho de diseño, y mis conocimientos en esta área ha facilitado todo. Mis pinturas por ejemplo, que son realistas, tienen mucho de ingeniería. Y en el diseño de las estructuras para tarimas y demás, también. Mi vida transcurre entre estos dos mundos. Ahora mismo disfruto más el montaje y la decoración, que es un universo diferente. Pero soy detallista tanto en los eventos como en las artes”, comenta con elCaribe mientras muestra algunas piezas de su primera exposición ‘Intramuros Colonial’ sobre de edificaciones de la Zona Colonial.
Castillo también ha presentado “Estampas de mis Caminos”, inspirado en casas tradicionales de distintas provincias del país incluyendo su ciudad natal Constanza.

“Lo importante es tener pasión y ponerle amor a lo que tu hagas, ya sea un arreglo floral, una cena familiar. Hay que ponerle el mismo amor a un evento grande o pequeño”, dice en tanto se destapa a detallar este negocio apasionante.

Su empresa, Eventos Aneury Castillo, consta de unos seis miembros. “Mis sobrinas que son arquitectas hacen la parte artística, grafica, croquis de los eventos de cómo van a quedar. Porque ya tú tienes que mostrarles a los clientes como va a quedar su evento, ya no es vender solo la idea”.

Así estos arquitectos e ingenieros, organizan eventos personalizados como cumpleaños, bodas, bautismo, graduaciones y les va muy bien.

“Mira gracias a Dios tengo muchos cumpleaños. Por lo general la gente viene con lo que quiere en la mente, antes había que crear, ahora llevamos a la realidad esa idea pero con un toque personal”, subraya.

“Es un trabajo que te independiza y es una entrada que si tienes buena administración, se convierte en un negocio rentable. Lo que hay es que tener conocimiento y preparar presupuesto, aquí también ayuda lo de la ingeniería, tanto empresarial como social.
La experiencia entonces te va diciendo que cuesta un bizcocho, las flores, entonces se hace el presupuesto y tomando en cuenta los imprevistos. A veces todo está planificado y pasa algo en dos segundos y hay que involucrar parte de la ganancia para uno quedar bien”, señala.

Castillo considera que el talento es importante, pero va de la mano con la preparación, hacer cursos, ver las tendencias. “Yo hice el diplomado en Chavón y me mantengo preparándome. Hoy en día se puede viajar a través del Internet, de los libros. Inspirarse en el teatro, el cine, los museos y eso expande tu mente para poder aplicarlo en los diseños”.

Para el artista, el “boca en boca”, las recomendaciones, son imprescindibles para poder mantenerse y que los clientes vuelvan a llamar porque “ahora mismo hay muchas personas haciendo este tipo de trabajo. La competencia es buena porque hace que uno se esfuerce, se renueve”.

Paralelamente con su emprendimiento, Castillo se desarrolla en una empresa privada. “Trabajo en una empresa de relaciones públicas que también hace eventos corporativos, donde diseño los montajes y hago la logística, trabajo con los vestuarios”. En esa área de eventos corporativos tiene cuatro años en la producción de los premios Mortero de Oro, una premiación del área farmacéutica. “El reto de estos premios es que todos los años tiene que ser diferente el motivo. Imagínate tú una premiación que se hace cada año y que esta es tu décimo tercera ocasión”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir