Ana Recio: “Cupcakes es un gran sueño hecho realidad”

Compartir
Ana Recio ha sabido trabajar para conseguir los objetivos que se ha trazado.
La emprendedora mujer comenzó con la venta de “cupcakes” en momentos en que su situación se tornaba difícil

Emprender es una de las decisiones más importante de una persona, pero no todos inician por la misma razón, unos porque la vida los puso ahí, otros porque no cuentan con los recursos necesarios o por el simple hecho de hacer sus sueños realidad.

Este es el caso de Ana Recio. “Desde pequeña me encantaba recolectar artículos del periódico y revistas de diferentes postres, mi abuela paterna vivía muy cerca de una pastelería y era uno de mis lugares favoritos para visitar a la edad de 14 años. Recibí de parte de mi tía la primera batidora; fue entonces cuando empecé a ver vídeos y realizar postres y descubrí que hacerlos era mi mayor pasión”, le cuenta Ana a elCaribe.

La joven de 26 años recuerda que desde pequeña le emocionaba la cocina, pero sentía una inclinación por los postres. “Mi primera capacitación fue en el Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (Infotep). Mientras cursaba el cuarto de bachillerato, ya casi terminando, con ansias de iniciar la universidad empecé a realizar pasteles de vainilla y a venderlos con ayuda de mi madre a los vecinos”, expresa.

El dinero que recaudaba lo utilizaba para adquirir los materiales y utensilios que se requerían para alguna práctica en el centro. Al convertirse en madre soltera a sus 21, con un bebé de un año y entre los estudios, casa, más los gastos del cuido del bebé, el dinero no le alcanzaba, lo que la llevó a comercializar cupcakes (pastel de taza).

Con voz de melancolía narró que llegó un momento muy duro, donde lo que ganaba no era suficiente y fue entonces que decidió que al culminar el horario de trabajo que era a las 4:00 de la tarde, saldría con una canasta a las calles y universidades a vender cupcakes por lo menos dos horas y así poder tener un ingreso mayor y cubrir los gastos y el sustento diario de ambas. “Fue un momento muy difícil ya que tuve que enfrentar una etapa muy fuerte para mí, durante más un año”, recuerda.

Se le puede contactar a través de Instagram cómo @Cupcakesymasrd o por vía del número telefónico (829)868- 3367.

Al verse sola con su hija y lejos de su familia, mientras su bebé dormía, Ana Recio despertaba en las madrugadas a hornear y decorar cupcakes para poder salir a vender al día siguiente. “Lloré bastante y saqué fuerzas de donde no tuve, pero también fue un momento de mucha superación y fue ahí donde surgió el nombre de Cupcakesymasrd”, explica.

Cupcakes y más RD se hizo realidad tras un duro momento que la llevó a emprender, para el sustento de su hija y para superarse a sí misma como persona. Es por esto que decidió colocar como lema de su plan de negocio “La Gloria es de Dios”.

“A pesar de mi gran esfuerzo siempre he tenido claro que todo lo bueno que me ha tocado en la vida ha sido por Dios, porque su gracia y misericordia siempre han estado conmigo. Todo se lo debo a Dios, a mi familia y al esposo, por el gran apoyo y especialmente cada uno de nuestros clientes y allegados y seguidores que han sido parte del crecimiento”, expresa llena de satisfacción.

Postres y los pasteles

Ana busca que sus clientes se lleven la mejor experiencia al probar cada una de las delicias que prepara. “No sólo busco vender un postre sino que se lleven lo mejor de mí al momento de elegir un postre. Para mí es de vital importancia que cada bocado les recuerde que compartir con nuestros seres queridos o allegados es la mejor forma de vivir. Eso procuro”, expresa.

Lleva cuatro años dedicándose por completo a la pastelería y desde el día uno su familia siempre la ha apoyado. “Todos me ayudaban con lo que estaba a su alcance, inclusive algunas vecinas, mi madre siempre me ha apoyado incondicionalmente; mi padre ha sido un motivo de inspiración, ya que gracias a él me enamoré de todo lo que tiene que ver con cocina y siempre contando con la ayuda de mi esposo, quién en ocasiones me ayuda hasta tarde horas de la madruga trabajando”, dice con satisfacción.

Y agrega: “Cupcakesymasrd ha tenido un desarrollo increíble gracias a la suavidad en la masa de sus pasteles, por la calidad y el un buen servicio que brinda a sus clientes”.

Una de las cosas que más disfruta Ana es enseñar a los demás con amor y dedicación para que también puedan superarse y alcanzar metas en la vida.

“La repostería me ha enseñado a superarme y ayudar a superarse a otros. Tal vez no esté aún en el nivel que deseo, pero disfruto todas las etapas que he experimentado en el mundo del emprendimiento, confiada en Dios y esperando su momento justo, que será perfecto para mí”, indica la trabajadora mujer a este periódico.

Uno de los deseos que anhela cumplir Ana Recio, es poder poco a poco ir forjando una fundación sin fines de lucro que sustente la misma pastelería y sea de ayuda a madres, padres, abuelos, niños y jóvenes. “En fin, poder tener un espacio donde pueda impartirles clases gratuitas y poder darles junto a mi familia por gracia, lo que por gracia hemos recibido”.

Todo lo que Ana Recio ha logrado hasta el momento le ha llevado años de esfuerzo. Por eso, exhorta a las personas que no renuncien a sus sueños, por más imposible que se tornen las cosas. “Dios es justo y misericordioso con sus hijos y de alguna manera u otra a su tiempo se cumplirá todo aquello que su corazón anhela. El éxito no llega de la noche a la mañana; el éxito se forma día tras día, no sólo se trata de amar lo que hacemos, sino de luchar incansablemente por ello. Se trata de ir por un mayor y más importante reto después que logramos lo que originalmente buscábamos”, sostiene.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir