El área de cultivo bajo techo creció 107 % en 10 años

En términos generales, se pasó de una superficie de 4,425,880 metros cuadrados en el año 2010 a 9,163,484 en el año 2020.

La superficie dedicada al cultivo bajo techo o ambiente controlado (invernadero) en República Dominicana aumentó 107 % en diez años, siendo las provincias La Vega y San José de Ocoa punteras en esa materia.

En términos generales, se pasó de una superficie de 4,425,880 metros cuadrados en el año 2010 a 9,163,484 metros cuadrados en el año 2020, de acuerdo con estadísticas oficiales.

Cuando se mira el mapa de producción/superficie dedicada a la actividad, La Vega (fundamentalmente Constanza y un poco Jarabacoa) concentra el 36 % de toda el área, mientras, San José de Ocoa tiene cerca del 35 %. Hace varios años esta última provincia concentraba más o menos el 40 %; la baja observada se debe a que otros puntos del país han crecido en el cultivo controlado.

De San José de Ocoa –cuando las condiciones son óptimas- salen más de 50 camiones diariamente llenos de vegetales, de comunidades como Rancho Arriba, La Orma, El Pinar y Rancho Arriba. De manera global, en la provincia hay 3,200,700 metros cuadrados de estructura. Allí se cosechan principalmente, ají morrón y tomates variados. Pero también se extraen otros rubros.
De acuerdo con testimonios recogidos entre algunos de los propietarios, entre el 60 y el 70 % de la producción bajo techo se destina para exportación principalmente a Estados Unidos y se exploran nuevos nichos de mercado, entre ellos las pequeñas islas.

La parte que concentra la mayor cantidad en San José de Ocoa es Rancho Arriba, lugar donde hace muchos años se emplean mejores prácticas agrícolas para poder entrar a los nuevos nichos, que son más exigentes con la calidad e inocuidad. La mayoría de los productores de invernadero de la zona estamos preparada para la certificación.

Por cada 5,000 metros cuadrados de invernadero en las comunidades de Ocoa, existen entre cinco y ocho empleados directos. La mayor inversión existente en Rancho Arriba es privada.

Diferencia de un modelo y otro

Entre la producción bajo techo y la de cielo abierto hay una notable diferencia. Como su nombre lo indica, en la producción controlada hay una serie de situaciones que se manejan, lo cual no ocurre cuando los frutos se exponen libremente. En el caso de Constanza, provincia La Vega, algunos le llaman la zona encantada y otros el poderoso valle de Constanza. Las razones son obvias: En este punto del país se puede la tierra pare tantos frutos que usted puede verlos hasta en los patios de las viviendas. Pero también hay mucho que ver debajo de esas estructuras metálicas llamadas invernaderos.

En La Vega hay –según un corte numérico de finales del año 2020- un total de 3,333,279 metros cuadrados de invernaderos. Diez años atrás la cantidad existente era de 1,505,314 metros cuadrados. Quiere decir que en ese tiempo la provincia creció en un millón 827,965 metros cuadrados.

En Constanza se cosecha desde tomate, ají pimiento, ají cubanela y morrón, en ambiente controlado, hasta zanahoria, pepino y molondrón; papa, lechuga, brócolí, hierbas aromáticas, fresas y muchos otros rubros a cielo abierto.

A los habitantes de este municipio del Cibao se les conoce como gente que tiene en el trabajo una filosofía de vida y poco miedo a levantarse temprano para ir a los predios. Es una actividad que no se detiene; el productor agrícola cosecha hoy, por ejemplo, y en varios días tiene el terreno arado y una nueva siembra colocada en él. En esa dinámica se mantiene todo el año.

Estructuras que hay en diversos puntos de la RD

Si bien no son comparables con San José de Ocoa y La Vega, en sentido general, en el país hay invernaderos en prácticamente todas las provincias, comenzando desde Santo Domingo, el Distrito Nacional, Azua, Bahoruco, Barahona, Dajabón, Duarte, Elías Piña, El Seibo, Espaillat, Independencia, La Altagracia y La Romana.

También existen en María Trinidad Sánchez, en la provincia Monte Cristi, Pedernales, Peravia, Puerto Plata, Hermanas Mirabal, Samaná, San Cristóbal y San Juan De la Maguana, San Pedro de Macorís, Sánchez Ramírez, Santiago y Santiago Rodríguez. Bajo techo se cosecha –además- en Valverde, Monseñor Nouel, Monte Plata y Hato Mayor.

En el Distrito Nacional hay en ambiente controlado 5,486 metros cuadrados en producción, en Azua 105,916 metros cuadrados, en Bahoruco 3,367, en Barahona 55,026 y en Dajabón 26,809 metros cuadrados. En la provincia Duarte, la cantidad de metros cuadrados de producción techada es de 94,286 metros cuadrados, en Elías Piña 12,412, en El Seibo 8,024 metros cuadrados, en Espaillat 263,020 metros cuadrados y en Independencia 235,833. En La Altagracia los metros de invernaderos son 12,906, en La Romana79,413 y en Pedernales 1,122.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.