PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Consideró que para lograr la reforma policial se requiere voluntad política, colaboración y un poco de paciencia

Monseñor Freddy Bretón, arzobispo metropolitano de Santiago y presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, vivió y vive en carne propia dos de los males sociales que más preocupan a la ciudadanía, la criminalidad y la impunidad de los delitos cotidianos. El 11 de enero del 2019 su hermano, Jesús Bretón, murió en un atraco y casi tres años después no hay nadie sometido y el crimen sigue impune.

Al doble sufrimiento se agrega la complicidad de la autoridad que el religioso sospecha que ha impedido que se haga justicia en el crimen de su hermano. La trilogía que conjuga el caso de monseñor Bretón, delincuencia común, impunidad y complicidad de la autoridad, es un espejo en el que muchos en el país podrían verse reflejados.

“Uno cuando es el prójimo lo siente como de uno, porque no hay dolor ni sufrimiento que sea indiferente, pero cuando toca en la familia, entonces, yo he dicho que no he recibido otro impacto en mi larga vida ya, yo no he recibido otro impacto más grande que ese, esa noticia; entonces uno entiende la situación de aquellas personas que pasan por algo así, pero cuando sucede en tu propia carne, un pariente tuyo, entonces entiendes mucho más”, expresó.

La herida que le dejó el crimen se lastima cuando se agrega la impunidad. “No hay nadie preso, precisamente en las exequias que me tocó celebrar a mí mismo, yo decía, bueno ya no se puede hacer nada por él, pero y la sociedad, dos malhechores que van a quedar en medio de la sociedad, porque se sabe que eran dos y los vieron y todo, y no hay nadie preso, había uno detenido y fue dejado en libertad por insuficiencia de pruebas”, contó.

“Yo no menciono mucho ese título (el de arzobispo), pero dije, es el hermano del arzobispo de Santiago, que se supone que es persona reconocida y eso, incluso trascendió la frontera, y ni aún así, entonces yo pienso, y un pobrecito de Cienfuegos y otros barrios; una cosa con una resonancia más allá de las fronteras del país, no hay nadie preso, nadie cometió ese crimen”, se quejó.

“La justicia debe lucirse en los casos de los más humildes porque ahí es que se sabe que es justicia de verdad, porque si le hacen justicia a un grande a lo mejor sospechan que vino por detrás con alguna prebenda, pero si es a un pobrecito no”, agregó el arzobispo.

Yanessi Espinal, Nelson Rodríguez, Alba Nely Familia, Freddy Bretón, Julissa Céspedes, Manuel Estrella y Katherine Hernández.

El otro factor que envuelve el crimen del familiar del religioso es la falta de acción o complicidad de la autoridad para procurar justicia. Citó como los peores agentes a los que actúan en connivencia con los malhechores para que “roben y asalten y le den una parte de esos bienes a la Policía”.

“Usted sabe lo grave que es eso; yo que llegué a creer que eso era cuento de camino, y he tenido que saber que no”, expresó, visiblemente herido.
El caso de monseñor Bretón cae como anillo al dedo en el actual contexto, cuando está en agenda la reforma policial impulsada por el presidente Luis Abinader. Sobre ese plan, el religioso está optimista y dice que no es solo un compromiso del gobierno sino de toda la sociedad.

Sostuvo que las autoridades deben emplearse a fondo en subsanar las deficiencias de la Policía Nacional porque es una necesidad.

“Es una necesidad que la población clama a gritos, ahora se anuncian las medidas para ver si se transforma la Policía, se supone que no es tarea fácil, pero como se dice siempre, si hay voluntad política para hacerlo, tenemos esperanza, y el mismo Presidente ha dicho que eso no se va a quedar engavetado por ahí; habría que tener un poquito de paciencia porque se sabe que esa es una descomposición inveterada sabe Dios desde cuándo, y no se puede remediar de la noche a la mañana”, sostuvo monseñor Bretón.

El arzobispo de Santiago calificó como una pena que las acciones incorrectas de los malos policías afecten todo el cuerpo. “Es una pena que policías cumpliendo con su misión con toda honestidad, y otros vengan a dañarle la imagen porque entonces cualquier persona cree que toda la Policía es así, y no toda la Policía es así”, subrayó.

Para la reforma policial recomendó que además se debe trabajar a la población desde la familia.

“Nunca vendrá la solución solo de la Policía Nacional porque el que lo piense así yo creo que está falseando el planteamiento del problema, porque están involucradas personas, es decir, es la población, se debe educar en el aula para la paz y si no se hace así no hay reforma de la Policía que valga”, dijo.

Monseñor Bretón consideró que es grande el trabajo que hay que hacer para transformar el cuerpo del orden público. “Es grande el esfuerzo que hay que hacer para adecentar el país, incluso la misma Iglesia porque si nosotros somos parte del país a nosotros nos toca también”, acotó el religioso.

El presidente de la Conferencia del Episcopado sostuvo que todo el mundo debe sembrar una semilla y que la Iglesia lo hace desde el púlpito.

“A veces digo que nos duele la garganta de tanto hablar de paz, pero no podemos dejar de hacerlo y hay que continuar, un muchacho que vea que hay funcionarios sin escrúpulos que se hacen ricos de la noche a la mañana, eso es estímulo”, expresó. Se quejó de que en ocasiones se califica de atrasada a la Iglesia por insistir en fortalecer la familia, pero dijo que lo seguirá haciendo.

El arzobispo de Santiago fue entrevistado en el Almuerzo Semanal de elCaribe y CDN en un encuentro encabezado por Nelson Rodríguez, director del diario y la directora de CDN, Alba Nely Familia, así como las comentaristas de Despierta con CDN, Julissa Céspedes y Katherine Hernández.

Monseñor Bretón consideró que nada debe interferir en el trabajo de la Procuraduría.

“Justicia tiene que hacer su trabajo”

El arzobispo metropolitano de Santiago sostuvo que la Iglesia apoya la lucha contra la corrupción e instó a las autoridades a actuar con apego a la ley y respeto a la dignidad de las personas, pero que hagan el trabajo. “Que el trabajo se haga y que nadie se interponga porque estarían haciéndole un daño grande a la sociedad”, expuso.

Cuestionado sobre la labor de las autoridades del Ministerio Público sobre las casos de corrupción y las críticas y quejas que ha generado, consideró que esa instancia hace su trabajo.

“Da la impresión de que están haciendo su trabajo, hay quienes dicen otra cosa, y yo digo, sabrá lo que dicen esa gente, yo no lo sé; de si están persiguiendo a esto o persiguiendo al otro, no lo sé; pero como quiera es desagradable el trabajo que tiene que hacer la justicia porque alguien sale lesionado, culpable o no culpable es puesto en situación incómoda, pero la sociedad merece recibir un ejemplo”, subrayó el religioso.

Sostuvo que el sometimiento a la justicia de quienes hayan cometido actos de corrupción contra el Estado es un ejemplo que se debe dar a los más jóvenes.

“La justicia tiene que hacer su trabajo, no se puede interferir en este proceso, es lamentable que alguien inocente tenga hasta que sufrir, pero y los que son culpables, y la enseñanza que hay que dar a la sociedad, especialmente a los jóvenes para que aprendan que no todo da lo mismo; que aprendan que toda conducta no es igual, y que no es lo mismo la honestidad que el latrocinio de quedarse con el dinero público, alguien tiene que dar esa cátedra y le toca a la justicia”, reflexionó monseñor Bretón.

Habló la experiencia de impunidad en el caso de la muerte de su hermano.

Dijo que como humano y en lo personal lamenta que alguien tenga que atravesar por ese tipo de proceso. Agregó que con frecuencia piensa en la difícil situación de las personas privadas de libertad, pero que nada debe detener ni interferir en la lección que necesita la sociedad sobre este tipo de actos.

“En lo personal lamento la situación de los que están presos, algunos los conocí en lo personal, pero son gente pública, porque uno trata de imaginarse lo que pasa porque aunque no están pasando dificultades, estar privados de su libertad genera sufrimiento, es un proceso tedioso y eso no se lo desearía a nadie y luego haya uno inocente y tenga que pasar por esto, es lamentable; incluso los he encomendado en oración”, comentó. Sostuvo que la Iglesia siempre criticará los actos de corrupción porque es un asunto de principio. “La Iglesia obligatoriamente está a favor de la lucha contra la corrupción porque es lo mal hecho y la Iglesia está en contra de lo mal hecho”.

El religioso compartió el almuerzo con los ejecutivos de Multimedios del Caribe y CDN.

“La necesidad hace que salgan a buscar vida”

Monseñor Freddy Bretón calificó como desgarradoras las historias de las personas que han muerto al tratar de salir del país en yolas u otras vías, como el último caso de varios dominicanos que murieron en el accidente en Chiapas, México, la pasada semana. “La necesidad de la gente es lo que hace que salgan a buscar vida como se dice popularmente, otros también se pueden ilusionar con el sueño americano, que yo le digo sueño norteamericano, entonces todo eso, o alguien que tiene mucha ilusión por superarse o incluso por progresar económicamente y se aventura a cualquier cosa”, expresó. Agregó que es lamentable ver cómo las personas hipotecan sus casas para pagar viajes que en muchos casos pierden la vida. “El fracaso es redondo, peor cuando hay muertes, pero a menudo es pérdida de la casa que hipotecaron”.

Posted in Almuerzo Semanal, DestacadoEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por Yanessi Espinal