¡Se lo pierde!

Compartir

Dijo Moody, actúa como si todo dependiera de ti y ora como si todo dependiera de Dios! La oración te dará palabra, la palabra paciencia y la paciencia, constancia... Entre la fe y la promesa existe una brecha llamada paciencia, Dios que promete y cumple la usa estratégicamente para dejar en ti huellas, no cicatrices, desarrollarte sin desgastes y entregarte sabiduría porque paciencia sin amor te endurece, sin disciplina te estanca, sin fe te desvía, sin pasión te anula, sin gozo te frustra, sin gracia te hace mezquino y sin misericordia te hace ruin. La espera es el taller donde Dios se revela como Eterno y Omnipotente, donde te refina mostrar lo que esculpió en privado y exhibirlo como probado y aprobado. El impaciente no pierde tiempo, pierde lo mejor.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir