Periodismo, redacción y las pifias ( y 3)

El siguiente es uno de los errores que más horror da en el plano gramatical y que cometió un periodista al redactar una simple noticia.
El negativo ejemplo que a continuación cito en estas líneas tiene el propósito de que ningún otro periodista lo repita. O cometa un error similar.

El mensaje didáctico también -y con mayor propósito- va dirigido principalmente a los estudiantes aspirantes a periodistas y que son alumnos en escuelas de Comunicación Social.

El reportero, al redactar una crónica, escribió: “El ministro de Salud Pública dijo que a la pandemia del coronavirus hay que combatirla sin piedad. En un intérvalo de tiempo de su declaración el funcionario señaló que la población dominicana debe acudir a los centros de vacunación”. ¿Dónde está la doble grave pifia gramatical cometida por el ignoto periodista?

Explicación: 1.- El vocablo intervalo funciona como sustantivo y, como se observa, se escribe sin la tilde porque es una palabra grave o llana que termina en vocal (o) y por tanto no lleva la tilde.

El redactor, al colocarle la tilde en la antepenúltima sílaba al vocablo, cometió una corruptela...o distorsión gramatical. Convirtió la palabra grave en esdrújula. La palabra esdrújula lleva la tilde en la antepenúltima sílaba. Ejemplo: Práctica.

2.- Respecto al significado del vocablo intervalo, al escribir “en un intérvalo de tiempo”, cometió un doble error. Debió escribir: “En un intervalo de su declaración, el funcionario dijo….”. Es que la palabra intervalo significa un espacio del tiempo.

Para mejor claridad, y que mi explicación sea más creíble, leamos lo que señala la Real Academia de la Lengua Española:

“El sustantivo intervalo, que significa ‘tiempo o espacio entre dos límites, diferencia de tono entre los sonidos de dos notas musicales y conjunto de los valores que toma una magnitud entre dos límites dados, es una palabra llana terminada en vocal y por lo tanto se escribe sin tilde”

No sé si mi opinión podría valorarse como un mensaje académico…no obstante, tengo esta precisión:

El periodismo que se ejerce en República Dominicana, a pesar de los obstáculos puestos en un pedregoso camino por periodistas mediocres, quienes, -además- son violadores de los postulados éticos; vive un sostenido avance.

En función de ese avance, hay que seguir adelante y evitar que el desarrollo del periodismo dominicano se atasque, pero también subrayar que ningún medio noticioso podrá ver fortalecida una indispensable credibilidad si en su “seno” no cuenta con periodistas capaces y portadores de un periodismo eficaz y pulcro.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.