Un Schubert inimaginable

Trato de imaginar a Franz Schubert aquí en pleno mediodía, después de bajar con un jarro de agua un moro de guandules con tajadas de aguacate; sudando como un potro en medio de un calor del carajo; aguantando un apagón en plena siesta; bañándose con un jarrito, porque hay que economizar el agua; que llegó el recibo de la luz; que no recogen la basura; que en la Sinfónica no le aumentan el sueldo, por lo que debe picotear con un combo en estas navidades…(No. No es verdad que él hubiera podido crear aquí la Sinfonía No. 9, que me ha ayudado a escapar del aburrimiento que provoca nuestra machacona rutina).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.