Sin paños tibios

Celebremos que a partir de hoy, cuando termina el estado de emergencia, nadie podrá andar por ahí sin su tarjeta de vacunación; ni podrá hacer diligencias de ningún tipo en oficinas públicas sin previamente mostrarla; los negocios no admitirán a todo aquel que no presente su tarjeta; nadie que no se haya vacunado podrá usar un vehículo público. Es más: Ojalá que desde hoy todos los que nos hemos vacunado les neguemos la palabra a todo estúpido que no lo haya hecho… ¡Sólo así (con la ayuda del covid-19, y con ejercicio de autoridad) acabamos con los no vacunados, esa nefasta plaga inhumana que atenta contra este país!

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.