Los yanquis no aprenden

Obama demostró que, contrario al estúpido bloqueo, con el restablecimiento de las relaciones con Cuba, Estados Unidos tendría mejores posibilidades de incidir en sus procesos y acreditar una nueva imagen ante aquel pueblo de firmeza e inteligencia innegables. Pero lamentablemente la política internacional norteamericana no tiene solución de continuidad, y ya vimos un Trump pitecantrópico que impuso el retroceso, y ahora un Biden decrépito que reitera la inútil soberbia imperialista contra la Revolución Cubana, a pesar de un fracaso de más de sesenta años (del que obviamente en la Casa Blanca no han aprendido nada).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.