Corrupción fronteriza

Ojo: No haces nada con disponer alambradas y vigilancia electrónica sofisticada; no haces nada con reforzar con más guardias esa larga línea de trescientos y pico kilómetros de montes, lomas, llanuras y ríos…No haces nada con todo lo demás que se te ocurra si no eliminas radicalmente la causa fundamental de tus preocupaciones; la que propicia todo lo sabido e ignorado; la que fomenta todas las prácticas ilegales que contaminan las relaciones entre República Dominicana y Haití: la corrupción militar y aduanal…(¡Ay, Luis… un hecho tan sabido que hasta los chinos de Bonao han tenido que pagar peaje!).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.