Santos Aquino Rubio
El autor es periodista y abogado.

El médico y la vocación

Compartir

La vocación es el don a que debe recurrir todo profesional para ejercer su oficio con apego, voluntad y profesionalismo. En el caso de la medicina este don desaparece vertiginosamente o, simplemente, ya no interesa.

La vocación del médico, en toda la extensión de la palabra, ha sido asumida por el interés de las grandes farmacéuticas, que ofertan a los galenos mayores beneficios que los salarios que devengan tanto a nivel público como privado.

El juramento hipocrático que antes se enarbolaba en honor a Hipócrates, considerado parte de la medicina y el importante Código de Maimonides, ya son letra muerta, cuando un médico decide a quién atiende, a quién cuida o a quién no le presta atención.

En los médicos ahora solo importa la fortuna que puedan acumular y lo bien que puedan vivir, aunque para ello sean sacrificadas la prevención y la curación, aunque, debo decir, que aún hay honrosas excepciones.

Es mucho lo que aprendí sobre esta realidad en mi corta permanencia en los principales órganos de servicio: Ministerio de Salud, Seguro Social, Cruz Roja, etcétera. Por ello hago un llamado sincero a todos aquellos que, desde cualquier área, tienen la misión de servir para que:

Médicos generales, especialistas en todas las áreas, pediatras, cirujanos generales y de las diversas especialidades, bioanalistas, enfermeras, psiquiatras, psicólogos, ortopedas, otorrinos, urólogos, personal administrativo, funcionarios, hemodinamistas, anestesistas, intensivistas, cardiólogos, gastroenterólogos, oftalmólogos, etcétera, reflexionen un poco sobre esta realidad, ya que se prepararon para ayudar a preservar la vida, no para contribuir a su desaparición.

Hoy, el dinero lo domina todo, hasta el humanismo que debe primar en los llamados a propiciar salud, y por ello es preciso que los profesionales de la salud del futuro examinen primero su vocación. Los avances de la medicina y la tecnología son trascendentales, pero el crecimiento de la industria farmacéutica no tiene parangón. Todo se está quedando ahí.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir