¡Cuidado con la prisa!

    Compartir

    En el Congreso Nacional cursan dos iniciativas legislativas tendentes a promover la aprobación de una ley que disponga la devolución de una proporción de los fondos de pensiones acumulados bajo el esquema de capitalización individual, a los trabajadores afiliados a la Seguridad Social.

    Uno de los proyectos fue presentado por el diputado reformista por La Romana, Pedro Botello, con el respaldo de 27 colegas, y busca que a los trabajadores se les entregue el 30% del dinero acumulado en las AFP. El otro proyecto, autoría de los senadores Dionis Sánchez y Amarilis Santana del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) por Pedernales y La Romana, respectivamente, plantea que los trabajadores accedan al 20% de los fondos ahorrados en las AFP, ante el estado de excepción decretado en el país por el coronavirus.

    Ambos proyectos están bajo estudio.

    Se trata de sendas iniciativas que de entrada parecen acoger un sentido amplio de justicia social, de auxilio para los trabajadores dominicanos, una gran mayoría de ellos afectados por paros e inactividades laborales vinculadas a la pandemia del COVID-19.
    Un análisis más profundo puede también reflejar una amenaza de reducción a las ya deprimidas proyecciones para las pensiones de los trabajadores cuando el sistema, ahora en la fase de acumulación, comience a pensionar por vejez, al cumplirse las condiciones de 60 años de edad del afiliado y la cotización de 360 cuotas.

    El destino, uso y monto de los fondos de pensiones, por ser propiedad de más de 3.9 millones de afiliados activos, es siempre motiva el interés colectivo, mayormente de los cotizantes. No es para menos. Se trata de un volumen de recursos superior a los RD$660,000 millones.

    Vista así resulta una suma grande. Pero enfocada como mecanismo para proveer una pensión digna al trabajador cuando agote su vida laboral útil, quizás sea diferente. Los cálculos hasta ahora indican que por el bajo aporte (aproximadamente el 8.5% del sueldo bruto) apenas se garantiza un retiro con el 22% del salario. Retirarle a ese monto un 20 o 30% para devolvérselo a sus legítimos propietarios, porque son los trabajadores, los dueños de los fondos de pensiones, podría incluso deprimir más las cifrar a recibir.

    Por eso, vale la pena estudiar a fondo, sin prisa, las propuestas.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.

    Compartir