Vino viejo en odre nuevo

Señor director: El líder madrileño de izquierda, Pablo Iglesias, habló a sus seguidores indicando que llegó el momento de quemar sus naves y ceder el espacio de participación política nada más y nada menos que a una mujer.
Al escuchar su discurso poco ensayado y decidido a hacer un stop apropiado en la política, en República Dominicana quedamos sorprendidos, claro, no estamos acostumbrados a este tipo de noticias y menos al liderazgo desprendido, todo lo contrario, desde que un líder político logra un posicionamiento importante, en vez de cumplir y cerrar el ciclo, le cuesta bajar del barco reconociendo que se necesita un capitán con visión diferente y adaptada a los nuevos tiempos para lograr objetivos colectivos.

La costumbre es pretender cambiar al barco de sentido y ponerlo a navegar en aguas turbulentas y remolino sin salida, poniendo a bailar delfines alrededor para entretener a los tripulantes mientras se hunde la embarcación. Luego se presentan pidiendo confianza para resolver la situación. Ofrecen la solución pero primero crean el problema.

Es el caso de República Dominicana, donde los líderes políticos son los mismos de hace 20 años atrás, tienen miedo al nuevo liderazgo y han convertido la política en una especie de negocio familiar, cuyos hijos y nietos no conocerán la pobreza material por muchos años, la pobreza es repartida en la población.

Iglesias pudo haber prometido villas y castillas y continuar con un discurso renovado, sin cansar a sus seguidores, pero optó por ser lo que pocos, uno menos del montón, decidió dejar de ser vino viejo en jarra nueva a pesar de sólo tener siete años en activismo político.

La pregunta que queda en el aire es ¿Cuándo dejarán de vendernos vino viejo en la república del mundo?
Reverendo Fidel Lorenzo Merán
Pte de la Fundación Equidad y Justicia Social

Ronaldo y el agua
Señor director: La mayoría de la gente piensa que el gran jugador de fútbol Ronaldo tiene habilidades divinas y tal vez eso incluye caminar sobre el agua, aunque hasta ahora, acabamos de ver su preferencia por beber agua en lugar de refrescos. Una sabia elección.
Su traslado de dos botellas de exhibición redujo el valor de la compañía en unos $ 4 mil millones, aunque temporalmente. ¿Qué podría hacer ese monto para proporcionar agua potable a muchas personas? A la mayoría de la gente le gusta un refresco ocasionalmente, pero todos necesitan beber agua. Tal vez podría haber algunas donacione para resolver la escasez de agua. Entonces, más personas tendrían tiempo para verlo jugar en lugar de caminar grandes distancias para traer agua que probablemente no esté tan limpia. Un mensaje simple de Ronaldo pero particularmente importante.
Dennis Fitzgerald
Ciudadano

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.