“Tránsito” y más

Ingerimos fibra alimenticia en consumo de frutas, vegetales, avena, legumbres. Es la proporción de alimento derivada de la pared celular de las plantas que los seres humanos no digerimos y va directo al colon, donde es fermentada por los microorganismos. Como se manifiesta con aumento del volumen fecal y así fomenta el tránsito intestinal, para muchos parece solamente medio contra la constipación o estreñimiento. La fibra disminuye el riesgo de diabetes tipo 2 (la más común); enfermedades cardiovasculares y distintos tipos de cáncer. La fibra soluble favorece las vitales bacterias intestinales beneficiosas. Hay efectos adversos en consumo excesivo de fibra (más de 40 gramos), como alteración de la absorción de minerales; gases y otras molestias intestinales.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.