Distinta idea

En Occidente se habla todo el tiempo de la felicidad y de ser felices. Felicidad es el fin supremo de todas nuestras acciones, el ideal que debemos todos perseguir. La entendemos como la presencia reiterada de emociones positivas, como alegría y placer. Las emociones positivas se identifican con la felicidad, mientras que las negativas connotan infelicidad. Sin embargo, emociones negativas son parte de la vida y hasta le dan sentido. Cosas como traer hijos al mundo y criarlos, resolver problemas, tener obstáculos y dificultades, emprender nuevos proyectos, hacer esfuerzos por algo, implican dosis de emociones negativas, descontento y desagrado. Pero todo eso es parte de la vida y no deja de hacerse. Entonces, hacernos distinta idea de la felicidad. l

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.