Viviendo con endometriosis

Paola Paniagua, periodista y fundadora de la Asociación Dominicana de Endometriosis.
Cuando Paola Paniagua fue diagnosticada con endometriosis no sabía a lo que se enfrentaba

Paola Paniagua era de las niñas que se desmayaba en el colegio y terminaba en la sala de emergencias de una clínica cuando le llegaba la menstruación. Tenían que inyectarla, en otros casos, le daban una pastilla para calmar ese dolor severo que por mucho tiempo no le encontraba explicación.

“Eres ñoña, la que más se queja” (…), eran algunas de las frases que podía escuchar de quienes no la entendían, lo que la llevó a plantearse: ¿por qué a las otras niñas o jóvenes les da la menstruación normal y a mí me tiene que pasar esto? ¿Hay algo en mi cuerpo que no está bien? Pero así como Paola se preguntaba una y otra vez qué le pasaba, lo hacen otras mujeres, sin saber qué ocurre.

En el 2015, cuando Paola, fundadora de la Asociación Dominicana de Endometriosis (Asoendo), supo la respuesta de lo que padece: endometriosis, sintió un alivio, a pesar de que no conocía nada de la enfermedad, ni a alguien que la padeciera.

En ese año y con tan solo 25 años, no sabía a lo que se
enfrentaba.

“Ni siquiera había escuchado la palabra endometriosis en mi vida. Sentí un alivio al saber lo que padecía, ya que los síntomas que venía sintiendo desde que tenía 15 años de edad, no tenían un nombre”.

Búsqueda de información

Desde ahí comenzó a buscar información, sin embargo, confiesa que en la base de datos de República Dominicana no pudo encontrar suficiente como la que halló en la plataforma de otros países.

“Cuando entraba a la internet en el 2015 colocaba la frase -información sobre endometriosis en República Dominicana- y me aparecía una o dos noticias de un medio de comunicación o un doctor que hablaba del tema. No obstante, hoy tenemos médicos interesados y especializándose en la condición; asimismo, medios de comunicación hablando del tema y estudiantes de la universidad haciendo investigaciones…”, dice, resaltando que a la fecha esas son las pruebas de que como país hemos avanzado.

Red de apoyo

Por esa falta de información con la que se topó al principio, decidió crear una red social para compartir lo que había recabado.
“Comencé a compartir datos desde mi experiencia, y se fueron sumando mujeres que padecen la condición. Luego comenzamos a conocernos y, en el 2018, creamos un grupo en WhatsApp”, dice la también periodista.

Al Paola ver que había pocos doctores que trataban la condición correctamente y poca información con respecto a la enfermedad, junto a un grupo de mujeres, decidió crear la Sociedad Dominicana de Endometriosis.

Concientización

Paola afirma que ya hay pacientes que no se esconden, que no sufren solas y que se han animado a contar su historia.
“Esta condición merece ser escuchada. Tú me ves y no sabes que tengo esta condición, pero la estoy sintiendo. En otros países la han considerado como una discapacidad”, comparte con elCaribe.

Impacto emocional

“Duré muchos años en dolor. Yo tenía muy poca calidad de vida. También duré mucho tiempo con esa incertidumbre”, resalta.

Paola pasó por muchos procesos que afectaron su salud mental. “Sufrí depresión por el hecho de padecer un dolor que no tiene ‘nombre’ y que nadie te dice qué significa. Cuando me sometieron al tratamiento tuve una menopausia inducida. Me sentía una jovencita en un cuerpo de una mujer de 50 años”, describe sobre su experiencia.

Además, sobre la ansiedad señala que: “No sabes qué puede pasar, por ejemplo, con tu trabajo, con tu pareja… y te preguntas si en el día de mañana puedes ser madre, eso también afecta”.

Puntualiza que las mujeres que padecen esta condición deben ir acompañadas con un especialista de la salud mental, que pueda ayudar en ese proceso y que sea empático ante la situación.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.