¿Qué hacer frente a la “dermatitis del pañal”?

La “dermatitis del pañal” está relacionada, entre otros factores, con la sensibilidad de la piel y con el roce del pañal.
Los síntomas más característicos son el enrojecimiento de la piel de los glúteos, los muslos y los genitales

La Academia Americana de Pediatría sostiene que más de la mitad de los bebés sufrirán en algún momento lo que se conoce como “dermatitis de pañal”, una irritación en la zona de las nalgas derivada, en muchos casos, por el uso regular del pañal, especialmente en aquellos casos en los que su cambio sea poco regular o esté húmedo.

La “dermatitis del pañal” está relacionada, entre otros factores, con la sensibilidad de la piel y con el roce del pañal. El resultado final es el daño a la epidermis, con la consiguiente pérdida de la función barrera de la piel, y una mayor susceptibilidad a la irritación cutánea.

“Esta afección suele representar un síntoma de alarma para los padres y puede resultar muy molesta para el bebé”, explica la doctora Montserrat Salleras.

Según precisa la Asociación Española de Pediatría a este respecto, su incidencia es “tres o cuatro veces superior” en los niños con diarrea, al mismo tiempo que reconoce que la utilización de pañales extra absorbentes reduce la frecuencia y la severidad de la misma, en comparación con los niños que usan pañales de algodón, si bien aclara que “algunos estudios disputan esta afirmación”.

Así, la doctora Salleras indica que los síntomas más característicos de esta dermatitis son el enrojecimiento de la piel de los glúteos, de los muslos, y de los genitales.En cuanto al tratamiento, la doctora resalta que puede realizarse en casa siguiendo esta serie de consejos para tratar, pero también para prevenir los casos:

  • Cambio de pañales con frecuencia (cada 2-3 horas).
  • Es recomendable dejar al bebé pequeños períodos de tiempo sin el pañal para que la piel se seque.
  • Enjuagar las nalgas del bebé con agua tibia en cada cambio de pañal. Evitar el uso de jabones y toallas con alcohol o perfume.
  • Secar la piel a golpecitos o al aire libre, ya que frotar las nalgas del bebé puede aumentar la irritación.
  • Utilización de pañales de la talla correcta.
  • Elija un pañal absorbente. Cuánto más absorbente, mejor cumplirá su función de mantener la piel seca.
  • En casos de frecuente irritación, utilizar “cremas barrera” que se adhieren a la piel y evitan su contacto con la humedad.
  • Evitar el uso de polvos de talco en casos de dermatitis del pañal, pues puede penetrar en la herida y aumentar la hinchazón.
  • Deje algo de espacio para que entre aire. Asegúrese de no poner el pañal demasiado ajustado, sobre todo durante la noche. Si el pañal está flojo es menos probable que se frote contra la piel.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.