Médicos españoles en las campañas de independencia de la primera República

Compartir

El doctor Sixto Juan Bernal, cuya fecha de nacimiento probable es 1785, participó activamente en las guerras de independencia y para 1845 aparece en el listado de los soldados que se dirigieron hacia el sur de la República. Su fecha probable de defunción es hacia 1857, de acuerdo con una nota del doctor Moscoso Puello.
De igual forma participaron esos años los doctores Miguel Morín de Aragón, Juan Volta, así como los hermanos Wenceslao y Manuel Guerrero. El doctor Morín de Aragón, hijo de un francés y una española, se estableció en el país a inicios del siglo XIX y participó activamente de todas las actividades de las luchas independentistas. Hacia 1855 prestaba sus servicios en el Hospital de Sangre de Azua, y en 1857 en Moca como médico de sanidad militar, y más adelante instaló un hospital de sangre en la ciudad de Montecristi. En el período de la anexión a España trató de conseguir revalidar sus documentos ante la Junta Gubernativa, pero no pudo por la pérdida de sus documentos. Finalmente, revalidó su título y en 1901 era delegado del Juro Médico. Fue sustituido por el doctor Narciso Alberti. En 1910 fue de nuevo delegado del Juro Médico en La Vega, pero nuevamente renunció para retirarse a Las Lagunas por cuestiones de salud. Falleció en el 1912 en la ciudad de La Vega. El doctor Juan Volta, era hijo de españoles y fue uno de los principales médicos actuantes en las luchas de independencia. De hecho, existe una comunicación del 16 de mayo del 1844 donde el General Pedro Santana solicita de sus servicios, y en una comunicación del ministro de la Guerra en diciembre de 1845, se ordenaba a la directora del Hospital Militar la entrega de insumos al doctor Volta.

El doctor Manuel Guerrero Peña nació en la ciudad de Santo Domingo, hijo de españoles emigrados a nuestro país durante el período de la España Boba. Participó en las campañas militares durante las guerras de Independencia, llegando a ostentar el rango de General de Brigada y, en el 1859, fue designado Médico Jefe del Hospital Militar. Además, en el 1868 fue designado Secretario de Hacienda, y fue Gobernador de la provincia de Santo Domingo. También se desempeñó como Síndico Municipal Interino de Santiago. Por los avatares de la política del país, estuvo unos años exiliado en la isla de Saint Thomas por ser opositor al gobierno de Buenaventura Báez. Instaló su consultorio en Santo Domingo, en la antigua calle Colón, en un local donde funcionaba un hotel y que él mismo adaptó y acondicionó como recinto médico, gracias a sus conocimientos de albañilería. Tuvo dos hijos médicos, Wenceslao Guerrero, quien ejerció muchos años en Baní y, Francisco Villeta, que ejerció con gran éxito tras ser autorizado por el Juro Médico en la comunidad de San José de los Llanos. De Villeta se dice que tuvo una participación estelar en la epidemia de viruelas que azotó el país en el 1882. Su hermano Wenceslao Guerrero Peña se formó simultáneamente como médico y farmaceútico durante el período de la ocupación militar haitiana. Fue propietario de la Famacia El Pilón en la ciudad de Santo Domingo, en la esquina de las calles Santomé y El Conde. Fue uno de los presentes en la noche del 27 de febrero del 1844 en la puerta de El Conde, y tuvo una destacada vida pública y política, llegando a ser Gobernador de la provincia Santo Domingo en 1867. La participación de los médicos en las campañas de independencia de la República han sido de gran importancia.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir