6 años de cirugía en el Hospital San Antonio

Compartir

En 1930 el doctor Luis Eduardo Aybar Jiménez publicó su libro del mismo nombre, en el que recopilaba las cirugías realizadas por el doctor Aybar en el tiempo que estuvo en la dirección del Hospital San Antonio de la ciudad de San Pedro de Macorís, en esos años, sin duda, el mejor centro médico de nuestro país. El doctor Aybar ha sido uno de nuestros médicos más sobresalientes. Nacido en 1891, fue maestro para sufragar sus estudios de medicina y se graduó de licenciado en Medicina y Cirugía del Instituto Porfesional, y luego recibió su doctorado en París. Falleció en 1934.

En este libro que comentamos, el doctor Aybar registró las 1792 cirugías que realizó. De igual forma incluía una lista de los tipos de anestesia utilizados. 907 casos tuvieron por anestesia la mezcla de Schleich y Eter. Según nos relata el doctor Aybar, empleaban primero una ampolla de esa mezcla de alcohol, cloroformo y eter, y luego seguían con Eter puro. Usaron cloroformo en 175 casos, anestesia raquídea en 580 casos, anestesia local en 87 casos, anestesia regional en 24 casos, epidural en 11 casos y otros en 11 casos. Además de las explicaciones sobre los tipos de anestesia, el doctor Aybar describe el uso de la vacunoterapia, para disminuir riesgo de infecciones, particularmente en cirugías del tubo digestivo. De igual forma se utilzaba la proteinoterapia, mediante inyecciones intramusculares de leche. También el paciente debía ingerir la noche antes de la cirugía, una gran cantidad de agua muy azucarada.

En el Hospital San Antonio se usaba una solución de alcohol para la desinfección de la piel, en vez de la tintura de yodo, por considerar que era menos agresiva para los tejidos. Hacía hincapié el doctor Aybar en el uso regular de guantes operatorios, así como todas las medidas destinadas a preservar las estructuras corporales libres de trauma quirúrgico. Se describen las técnicas utilizadas en las cirugías, ofreciendo explicaciones de por qué se emplea cada una de ellas. Se describen de igual forma en este interesante libro las complicaciones registradas. La mortalidad operatoria global fue de un 1.86%, según un cálculo hecho por el doctor Manuel Sánchez, médico interno del hospital.

En la descripción de la raquianestesia, llama la atención el detalle con que se explica la técnica y la mezcla empleada. Llama la atención el uso de cafeína para disminuir los efectos colaterales de la inyección raquídea. En las 240 páginas del libro el doctor Aybar trata otros temas tales como pleurotomías por pleuresía purulenta, el uso de pilorectomías para casos de úlceras gástricas callosas, la operación de Halstead en el cáncer de seno o la historectomía subtotal en las anexitis. Describe de igual forma las histerectomías totales en pacientes con cáncer del cuello uterino que realizó en un total de 14 pacientes. El doctor Aybar realizó estudios de urología en París y por eso en su recuento quirúrgico nos trata sobre prostatectomías transvesicales en 10 pacientes, sobre el manejo del cólico nefrítico, sobre la pionegrosis calculosa y la consiguiente nefrectomía.

El doctor Aybar afirmaba:” en medicina, ciencia de observación ante todo, nada es trivial. Todos los hechos por conocidos que sean, por insignificantes que parezcan, independientemente de la frecuencia con que se repiten, merecen ser anotados, no solo por que siempre aportan alguna enseñanza, sino también porque anotarlos y cotejarlos es un hábito saludable que va moldeando el espíritu científico”. Afirmaba que sólo así se podría generar una experiencia, y se combatía a la rutina, que para él era como una perla falsa. Extraordinario texto este libro, merece ser leído por todos los médicos dominicanos.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir