Libros (ii)

Portada del libro “Mami Nena cree, espera y ama”, de Mercy de la Rosa y Carpio de Castillo.

Introducción

Dentro del movimiento creciente para que aumente el número de lectores de libros, voy a presentar en varias entregas libros, en los que he tenido que ver.

En esta segunda entrega les voy a presentar otros dos libros. Para ello voy a usar sus prólogos, los cuales han sido escritos por mí.

1- Prólogo al libro “Mami Nena cree, espera y ama”, de Mercy de la Rosa y Carpio de Castillo. 2010
“¡Cuánto me hubiera gustado que el prólogo de este libro, que recoge datos y hechos sobre mi madre, “Mami Nena”, lo hubiera escrito Monseñor Polanco o Monseñor Pepén! Ellos la querían y la admiraban tanto. Pero ya no es posible. Están ambos justamente allí, donde espero esté morando ella. Me toca a mí, pues, prologar este libro.

Precisamente era yo quien pensaba escribirlo, pero nunca arrancaba. Entonces consideré que la persona ideal era Mercy. Ella es una persona trabajadora incansable, pensadora, muy organizada, autora de nueve libros escolares y coautora de otros trece. Lo comuniqué a mis otros hermanos y hermanas y ellos estuvieron de acuerdo conmigo, sin ninguna discusión y por unanimidad.

Tan pronto se le comunicó el proyecto ella lo aceptó con gusto, y se metió de lleno a realizarlo con el entusiasmo y dedicación que la caracterizan. Recogió documentos, entrevistó personas, organizó material; en poco tiempo tenía listo el primer borrador.

Acordamos algunos criterios. Entre ellos que la figura de Mami Nena no estuviera colocada en el pasado, sino en el presente y que ofreciera datos que hablaran por sí mismos, más que centrarnos en ponderaciones y valoraciones sobre su persona. Mercy vio claro estos criterios, los asumió y redactó la obra definitiva.

Estas páginas que ustedes tienen en sus manos dan la razón a nuestra intención y decisión. Responden exactamente a lo que queríamos hacer. El libro se tenía prácticamente listo ya en el año 2005 y habíamos planeado ponerlo en circulación para conmemorar los 20 años de la partida al cielo de Mami Nena; pero algunos testimonios importantes no fueron entregados a tiempo y esto retardó la publicación. La posposición, como es natural, hizo sufrir a Mercy, sobre todo porque muchas personas estaban muy pendientes de su publicación; pero valga repetir de nuevo “no hay mal que por bien no venga”, ya que en ese tiempo nos propusimos, después de consultar amigos y expertos, crear la “Colección Libros de La Rosa”. Gracias a ese retraso, la obra “Mami Nena, cree, espera y ama”, cuya autora es Mercy de La Rosa y Carpio de Castillo, formará parte de esta colección”.

2- Prólogo al libro “El sendero es la fe. Los versos de un creyente”, de Juan Pablo Jiménez. 2021
“Cada libro, hasta ahora, que me ha tocado prologar, es una maravilla. Por diversas y propias razones. En este, que usted tiene en sus manos, podrá descubrir, sin duda, junto a otras cosas, al menos estos 10 puntos, que, a mi modo de ver, son 10 maravillas:

1- Es un poemario
Tiene usted en sus manos un libro de poemas. Le invito a disfrutarlo. Dando mi testimonio: estos poemas son una lectura magnífica. Su título no insinúa, en seguida, que es un poemario.

2- Es un catecismo
Parece una contradicción el decir “poemario” y “catecismo”. Es un libro que, al mismo tiempo de ser poemario, también es un catecismo. Es un prodigio el poder leer lecciones de catequesis hechas poemas. Muchos se preguntarán: “¿Es posible?”. Sí, lo es. Hay poemas que son catequesis y viceversa.
En este libro, cada capítulo es un poema y una catequesis a la vez.

3- Son versos de un creyente
Hablar de poemario es hablar de versos, pero el autor de este es un creyente. Es magnífico encontrar a un poeta que es creyente, y a un creyente que es poeta. Es cantar las vivencias internas, es cantar en lo que se cree. Eso es un poema: cantar, aunque parece que no tiene música.

4- Sendero de la fe
Tiene en sus manos un libro que habla de un camino: el de la fe. Estos son poemas que nos hablan verdaderamente del sendero, del camino de la fe.

Son muchos los caminos que nos llevan a la fe, como por ejemplo: la predicación, la lectura, la comunicación y los mismos poemas. Son, estos últimos, senderos de fe que expresan realidades de nuestra existencia. Por ejemplo, la Biblia es un sendero de fe. Tiene muchos géneros literarios. En ellos “poemas”, como el “Libro de los Salmos” y el “Libro del Cantar de los Cantares”.

Este libro es una fuente de conocimiento, porque la fe es una fuente de conocimiento.

5- La profesión de fe
Usted encontrará un capítulo sobre el Credo. La profesión de fe, el Credo, hecho poemas. Es muy hermoso poder ver, sentir y leer la profesión de fe en Trinidad, y todo lo que contiene el Credo, esta vez hecho poemas.

Esta es una manera admirable de pregonar la fe que profesamos en la Misa, en el Credo.

6- Los sacramentos
Se encontrará con un pequeño tratado sobre los siete sacramentos, desde el Bautismo hasta el Matrimonio. Repito, una vez más, expresados de una manera hermosísima.

Se puede hablar, de muchas maneras del Sacerdocio, de la unión del hombre y la mujer a través del Matrimonio. Igual podemos decir de los demás signos por los cuales se nos otorga la vida divina. Aquí se habla, se tocan estos temas, no como meditaciones y ensayos, sino como poemas.

7- Los sacramentales
Al mismo tiempo se encontrará, en este libro, algo que no se suele cantar mucho: los sacramentales. Estos también forman parte de la vida de la Iglesia, hacen parte del mundo de la fe y los sacramentos. Y van acompañados de un tema tan fuerte y tan bíblico: la bendición.
En esta obra el autor canta las maravillas de los sacramentales.

8- Las exequias
También las exequias son cantadas. Se le hacen poemas, de muchas maneras. Pero con mucha frecuencia son cantos con lágrimas. Aquí son presentadas como un paso más en el camino de la vida, en el sendero de la fe: el último paso en ese sendero y se ofrece, como en otros temas, una reflexión directa a la “luz de la Palabra”, la Palabra bíblica, un texto del Libro de los Macabeos.

9- Un canto a Licey
En este poemario y en este camino de fe, no podía faltar un poema, un cántico a las raíces humanas del sendero: a Licey. Así la ciudad, el pueblo de Licey al Medio, queda también enmarcado en el sendero de la fe.

10- Los testimonios
Finalmente, encontrará en este libro, esparcidos aquí y allá, testimonios de la vida de diferentes personas. Esos testimonios son pedazo de vida que se hacen poema y forman parte del sendero de la fe, que nos ayudan y motivan a vivir la fe.
¡Felicidades al autor por regalarnos esta obra!”.

Conclusión
CERTIFICO que los contenidos de mi trabajo fueron los prólogos escritos por mí a los referidos libros.

DOY FE en Santiago de los Caballeros, a los ocho (8) días del mes de septiembre del año del Señor 2021.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.