Casa Museo Xiomarita Pérez: un repaso a la cultura del pueblo dominicano

La casa museo busca poner en valor la cultura dominicana y exaltar “nuestras costumbres y tradiciones”.
La casa museo también cuenta con un amplio archivo con contenido investigativo y una biblioteca temática

La Casa Museo de Xiomarita Pérez es una viva representación de la cultura del pueblo dominicano, pues cada pieza o documentación que allí se exhibe tiene su historia y costumbres que nos distinguen, algunas de las cuales datan de la era colonial.

De acuerdo a su fundadora, la folklorista Xiomarita Pérez, con esta casa museo busca poner en valor la cultura dominicana en valor y exaltar las costumbres y tradiciones que siempre han caracterizado al pueblo dominicano.

Además, exponer y conservar la memoria y expresiones de la cultura tradicional y popular en sus diversas etapas, con propósitos didácticos y de promoción para que las presentes y futuras generaciones conozcan de “nuestras costumbres, de nuestras tradiciones”.

La también investigadora folklórica explicó que la idea de este casa museo, ubicado en su residencia en Ciudad Real II, inició sin darse cuenta, pues desde pequeña, en su natal Puerto Plata siempre recortaba las informaciones relacionadas al folklore que se publicaban en los periódicos, sin imaginar años después servirían como fuente de información para las presentes y futuras generaciones. Ella también coleccionaba objetos que utilizaban sus antepasados.

“Nunca imaginé que esto despertaría en mí el deseo de dar a conocer nuestra cultura, de dar a conocer esos objetos que usaron nuestros ancestros”, manifestó la folklorista, quien agregó que “desde pequeña amo la cultura tradicional, el campo, nuestras costumbres ancestrales. Creo que eso me llevó a coleccionar, adquirir con el paso de los años los objetos y herramientas que nos identifican”.

Asimismo, dijo que también muchos de esos artículos fueron regalos de amigos, como es el caso de una jeringuilla de cristal y un colador de tela, piezas fundamentales para exhibición, así como la mecedora donde sus padres la dormían de pequeña y el comedor de seis sillas que había en su casa materna. También cuenta con una ludoteca, donde se exhiben juegos infantiles de la época, como los yaks, trompos, yoyos, limpiabotas, entre otros.

Piezas de colección

Una de las piezas de gran valor para Xiomarita Pérez es el comedor que mandó hacer cuando se casó en 1983, así como un mueble antiguo de caoba que pintó de rojo, pero sin distorsionar su esencia. Además, se exhibe una silla ceremonial, una réplica de radio tipo catedral, entre otros.

Otros de los atractivos de la casa museo es la maletica llamada neceser, las máquinas de coser Singer y “párate ahí”, sin pedal, que se usaba manualmente; el tirigüillo, la mesita de teléfono de disco, así como una colección de tasas que datan de 1907. El bidón es otra de las piezas que, aunque hace años cumplió su función, en esta casa recobró vida para que la gente observe como era.

“En este espacio también se recrea una letrina y jumiadoras” de gas que se utilizaban en el campo; un vacero, teléfonos antiguos, sillas de ingreso y de egreso, bacinillas, entre muchos otros artículos”, detalló la folklorista. Una réplica del perro viralata también se exhibe aquí, así como vitrolas y un radio que era de doña Edna Garrido.

En este casa museo se puede apreciar una variedad de planchas de carbón que se utilizaban en la era de Lilís, así como los modelos de resistencia. También las tablas que se utilizaban para planchar.

Otras piezas son los objetos que se utilizaban para medir el aciete en las pulperías y colmados, tinajas con su respectivo jarrón para sacar el agua, los cuales tenían un “pico” para que los “muchachos no se pegaran de ellos”. De acuerdo a Xiomarita Pérez, estos utensilios tienen más de cien años.

Las bacinillas, conocidas como “tazas de noche” u “orinal”, son otros de los atractivos de la casa museo, pues estas se utilizaban cuando las “letrinas” o “retretes” estaban separadas de la casa.

“Antes, las bacinillas venían en porcelana, luego esmaltadas, después de aluminio y la más reciente de plástico, de las que hay hasta de dos plantas”, indicó la folklorista, quien dijo en la actualidad existen modernos diseños para que los niños aprendan a usar el baño.

Otra de las piezas que adorna el museo, es la sillas de ingreso y de egreso, en las cuales los pequeños comían y defecaban. La bacinilla se colocaba debajo.

“Como no tengo dinero para comprar cuadros costumbristas, los que exhibimos aquí son fotografías de los Guloyas, del vendedor de macuto, de yugos de buey, hamacas, entre otros, que tomé en Padre Las Casas, en Mata los Indios, entre otros lugares y los mandé a poner en tela de Guayabal”, informó Pérez, quien dijo que de esta forma quiere seguir poniendo en valor la cultura dominicana.

Otros atractivos históricos

En la segunda planta se puede apreciar una amplia colección de caretas de La Vega, de Elías Piña; personajes del carnaval, Diablos Cojuelos, fututos, cencerros, palos de lluvia, así como una colección de guayos, coladores y molenillos que se utilizaban “cuando la abuela”.

También se exhiben peines, tenazas, así como artículos de la gastronomía tradicional dominicana, entre otros elementos que forman parte de nuestra cultura.

En esta casa museo, la artesanía juega un papel importante, pues de ella se destacan objetos nativos de Cabral, de Gurabo, San Juan de la Maguana, entre otras provincias y municipios del país, señaló Xiomarita Pérez, y expresó que la casa museo también es multicultural, pues en ella se exhiben algunas piezas de Ecuador, Panamá, Guatemala, El Salvador, entre otros países.

“Muchas de estas piezas las he llevado a exposiciones fuera del país, con la finalidad de presentar nuestra cultura”, indicó Xiomarita Pérez, quien dijo que sueña con tener una casa más amplia, en la cual pueda mantener el museo en el primer nivel, para así recorrer junto a los visitantes y explicar con detalle cada una de las piezas que allí se encuentran.

Centro de documentos

La Casa museo cuenta con un amplio archivo con contenido investigativo para que estudiantes, investigadores o turistas puedan tener más de cerca la cultura del país. También tiene una biblioteca temática, con temas y expresiones orales, gastronomía, medicina folklórica, artesanía, datos sobre la Unesco, entre otros aspectos.

Además, contiene una amplia documentación sobre Los Congos de Villa Mella, libros de filosofía, religiosidad popular, la identidad, costumbres y tradiciones de las provincias, así como novelas costumbristas, música y bailes.

“En esta colección, el mayor renglón es de música y baile, por renglones: merengue, bolero, salsa, bachata, seguido de canciones escolares”, explicó Xiomarita Pérez. Asimismo, informó que la casa museo cuenta además con una biblioemerografía, un archivo de artículos de periódicos y revistas por tema y autor, que trata sobre la cultura tradicional y popular de la República Dominicana. También, se pueden apreciar libros de filosofía, diccionarios en creol, español, entre otros idiomas.

Recuerdos
En este museo se exhibe la mecedora donde mis padres me dormían de pequeña, y el comedor de seis sillas que había en mi casa materna”.

Identidad
En el segundo nivel se pueden apreciar diversos personajes del carnaval y una colección de caretas de La Vega, de Elías Piña, entre otros”.

Diversidad
Esta casa museo es también multicultural, pues en ella se exhiben algunos artículos del Ecuador, Panamá, entre otros países”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.