Universalizar el agua, una meta a 15 años

El presidente Luis Abinader convocó ayer a un compromiso nacional a los fines de lograr un pacto por el agua.

En décadas de crecimiento económico, apenas un poco más de la mitad de los hogares dominicanos reciben agua del acueducto dentro de la casa y cerca del 80 % de las casas depende de soluciones privadas de saneamiento en el lugar porque no cuentan con este recurso natural para mantener un alto nivel de higiene, develó ayer el Gobierno.

Para buscar una solución a esta realidad y garantizar a la población acceso a agua potable de manera universal, en condiciones de calidad, cantidad y oportunidad, el presidente Luis Abinader presentó ayer el Compromiso Nacional por un Pacto de Agua que tiene como norte la firma de un acuerdo que tendría un alcance de 15 años y que requeriría la inversión de 8,500 millones de dólares (567 millones de dólares cada año durante ese lapso de tiempo).

Durante el acto de presentación del compromiso, con el que se iniciaría un proceso de diálogo y consenso en el seno del Consejo Económico Social (CES) junto a los miembros que componen el Gabinete del Agua y los distintos sectores del país, Abinader puntualizó que con el compromiso, se asume el reto de garantizar un suministro de agua “universal, seguro y sostenido”, como fue diseñado en su programa de gobierno.

Al pronunciar las palabras centrales del acto, el mandatario manifestó que un factor determinante para hacer realidad la visión del Pacto Nacional por el Agua 2021–2036 es, entre otras cosas, mantener y operar la infraestructura hidráulica del país, y llevar a cabo acciones de gobernanza del agua, para lo que sería necesario la asignación y aplicación de los recursos económicos requeridos por el sector.

Seis ejes fundamentales

La iniciativa del Gobierno se sustenta en seis ejes básicos estratégicos, según explicó el jefe de Estado. Estos son: la gestión integrada e institucional del sector; la adecuada atención a la protección y conservación de las cuencas hidrográficas como espacio para la planificación del recurso; la gestión eficiente, resiliente y sostenida de la oferta y demanda hídrica, considerando los efectos de cambio climático; la priorización y uso estratégico del recurso en sus diferentes usos; la valoración del agua como un recurso básico e indispensable para la vida y por último, el suministro eficiente en calidad, cantidad y la oportunidad, adecuado a los servicios de agua potable y saneamiento.

El mandatario manifestó que desde la primera semana de su gobierno, le ha dado especial atención al sector agua con reuniones semanales de coordinación, trabajando arduamente durante sus primeros 10 meses, para elaborar y consensuar una propuesta de política hídrica donde no interfieran los cambios de gobierno o de control político en su ejecución. Sostuvo que desde hace tiempo se debió haber empezado a andar este camino, pero dijo que “la falta de empuje, de visión estratégica, y los intereses encontrados lo hicieron imposible.

“Esta visión sobre el sector del agua nos obliga a asumir el cumplimiento de los mandatos legales y compromisos de país existentes que por mucho tiempo habían quedado postergados, como son la Ley 1-12 de Estrategia Nacional de Desarrollo 2030 y los compromisos con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles, que consignan el objetivo de garantizar el acceso universal a servicios de agua potable y saneamiento, provistos con calidad y eficiencia, incluyendo el desarrollo del marco legal e institucional para gestionar el sector agua”, precisó en el acto que tuvo lugar en el salón Las Cariátides del Palacio Nacional.

¿Cuál es la situación actual del país?

Al hablar sobre la situación actual, el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Miguel Ceara Hatton, indicó que solo el 26 % de los hogares dominicanos reciben agua por 24 horas y que el 58 % de las casas disponen de al menos un lavamanos donde actualmente hay agua y jabón para lavarse.

Señaló, también, que el 84 % de los hogares del país tienen inodoros y apenas el 20 % está conectado al sistema de alcantarillado, lo cual implica que cerca del 80 % de los hogares depende de soluciones privadas de saneamiento en el lugar. “Para que todos puedan tener agua cruda y tratada de calidad hay que producirla, preservarla, procesarla, transportarla, almacenarla y disponer de prestadores de servicios eficientes. Todo ello cuesta dinero y el que pueda pagarla tiene que pagarla para que le llegue al que no puede pagarla y ese es principio de equidad y solidaridad que debe guiar el régimen tarifario”, expresó. Señaló que los problemas del sector agua se presentan con diferentes intensidades en las 6 regiones hidrográficas, en donde algunas de ellas tienen serios problemas de almacenamiento y presión hídrica. Citó, como el más grave, abordar la institucionalidad porque es “confusa, dispersa e incompleta”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.