Se estima que al menos 20 mil niños han abandonado la educación durante la pandemia

Santo Domingo.- Un año después de la pandemia de COVID-19, los niños y niñas de todo el mundo han perdido un promedio de 74 días de educación cada uno debido al cierre de escuelas y la falta de acceso al aprendizaje remoto, dijo hoy Save the Children: más de un tercio del estándar mundial para el año escolar de 190 días.

En total, se estima que se han perdido 112.000 millones de días de educación en total, y los niños y niñas más pobres del mundo se ven afectados de manera desproporcionada.

Un nuevo análisis, realizado por la organización de derechos de la niñez, que recoge datos de 194 países y diferentes regiones, muestra que los niños de América Latina y el Caribe, y el sur de Asia, perdieron casi el triple de la educación de los niños de Europa Occidental.

Desglosada a nivel regional, la diferencia en los días de educación perdidos se vuelve dolorosamente clara, dijo Save the Children:

- Tanto en América Latina y el Caribe como en el sur de Asia, los niños pasaron 110 días sin educación;

- Los niños y niñas de Oriente Medio perdieron 80 días de educación;

- Los niños y niñas del África subsahariana perdieron una media de 69 días;

- Tanto en Asia oriental y el Pacífico como en Europa oriental y Asia central, los niños y niñas perdieron 45 días;

- En Europa Occidental, fueron 38 días.

Inger Ashing, directora ejecutiva de Save the Children, dijo: “Casi un año después de que se declarara oficialmente la pandemia mundial, cientos de millones de niños y niñas siguen sin ir a la escuela. 2021 debe ser el año para garantizar que los niños y niñas no paguen el precio de esta pandemia”.

De la misma forma en República Dominicana se estima que al menos 20 mil niños y niñas que antes de la pandemia estaban escolarizados han abandonado la educación, ¨Esta debería de ser la principal preocupación del cuerpo docente, porque un niño o niña que abandona la escuela tiene altas probabilidades de ser víctima de trabajo infantil u otras formas de explotación y por tanto de no regresar a las aulas¨ señala Alba Rodríguez, Directora Ejecutiva de Save the Children República Dominicana.

Un aumento en los cierres de escuelas comenzó en febrero de 2020, y el 11 de marzo se declaró la pandemia, que empujó al 91% de los estudiantes del mundo a dejar la escuela en su punto máximo.

Como las escuelas cerraron y el aprendizaje a distancia no fue igualmente accesible para todos los niños y niñas, la mayor emergencia educativa de la historia amplió la brecha entre países y dentro de los países, dijo Save the Children. La división creció entre familias más ricas y más pobres; hogares urbanos y rurales; personas refugiadas, desplazadas y poblaciones de acogida; personas con y sin discapacidad.

Santiago, de 13 años, asiste a una escuela para niños y niñas con pérdida auditiva profunda que cuenta con el apoyo de Save the Children en Venezuela. La escuela ha estado cerrada desde el inicio de la pandemia. Santiago dijo: “Lo que me pone triste, preocupado y asustado es no poder volver a la escuela, porque me gusta la escuela. La gente me comprende allí. Cuando no puedo ir a la escuela, lloro y solo quiero dormir. Lo que les diría a los niños y niñas del mundo que se sientan tristes, asustados o preocupados. Son mis amigos, no están solos".

Jonathan, de 15 años, activista de Save the Children por los derechos de la niñez en un campo de refugiados en Uganda, como muchos niños, no asistió a la escuela durante el año pasado. Está preocupado por sus amigos y amigas a quienes ha visto abandonar la escuela de forma permanente debido al cierre de escuelas y terminar trabajando, embarazadas o en matrimonios precoces. Dijo: “Me siento mal cuando otros niños y niñas no van a la escuela. Porque sin educación nadie puede tener éxito. Entonces, descubres que, si no vas a la escuela, será difícil… No podrás comprender las cosas, siempre serás analfabeto. Entonces, encuentras que [la vida] es muy difícil".

También ha habido grandes discrepancias en el acceso al aprendizaje en las naciones más ricas durante la pandemia, dijo Save the Children.

Los estudiantes de EE. UU., Por ejemplo, están más desconectados de Internet que los estudiantes de otros países de ingresos altos, lo que probablemente también afectó su acceso al aprendizaje remoto. Solo dos países de la UE tienen niveles más bajos de acceso a Internet que Estados Unidos: Bulgaria y Rumanía. Al comienzo de la pandemia, más de 15 millones de estudiantes desde el jardín de infancia hasta la escuela secundaria en las escuelas públicas de EE. UU. Carecían de Internet adecuado para el aprendizaje a distancia en el hogar.

Otros países más ricos también lucharon por ofrecer alternativas iguales en línea para el aprendizaje en la escuela. En Noruega, mientras que casi todos los jóvenes entre 9 y 18 años tienen acceso a un teléfono inteligente, el 30% no tenía acceso a una computadora en casa. En los Países Bajos, uno de cada cinco niños no tiene una computadora o tableta para aprender en casa.

Los gobiernos y los donantes deben tomar medidas inmediatas para evitar un impacto irreversible en las vidas de millones de niños y niñas que quizás nunca regresen a la escuela, advirtió la agencia.

Save the Children los instó a garantizar que todos los niños y niñas puedan regresar a la escuela de manera segura e inclusiva para que la niñez más vulnerable no se vea privada de un futuro por esta pandemia. Todos los niños y niñas deben tener acceso a clases para ponerse al día, de modo que puedan recuperar el aprendizaje perdido, reconociendo al mismo tiempo el enorme costo emocional que ha tenido esta crisis.

Inger Ashing, CEO de Save the Children dijo: “Con el lanzamiento de las vacunas, existe la esperanza de que podamos ganar la batalla contra el virus, si todos los países pueden acceder a ellas. Pero perderemos la guerra contra la pandemia si no garantizamos que los niños y niñas regresen a la escuela de manera segura, tengan acceso a los servicios de salud, tengan suficiente para comer y estén protegidos. Se lo debemos a los niños y niñas".

“Al mismo tiempo, debemos reconocer que los niños y niñas necesitan apoyo cuando regresen a la escuela. Vivir esta pandemia habrá puesto a muchos niños y niñas ansiosos y se habrán perdido de las necesidades básicas, como jugar con amigos y amigas. También pueden sentir una enorme presión para recuperar la educación perdida. Los niños y niñas deben poder tomarse su tiempo, debe ser un proceso".

Además de perder el aprendizaje, los niños y niñas que no asisten a la escuela están expuestos a un mayor riesgo de trabajo infantil, matrimonio infantil y otras formas de abuso, y es más probable que se vean atrapados en un ciclo de pobreza durante las próximas generaciones. Se estima que la pandemia mundial empujará a otros 2,5 millones de niñas al matrimonio infantil para 2025.

Save the Children enfatizó que con la llegada del G7, los líderes mundiales deben priorizar el apoyo a los niños y niñas para que regresen a la escuela de la manera más segura posible, especialmente las niñas. Además, los gobiernos y los donantes deben cerrar la brecha de financiamiento de la educación, con un enfoque particular en asegurar que la Alianza Global para la Educación alcance su objetivo de financiación de $5 mil millones para los próximos cinco años (2021-2025).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.