Fiscal General James Presenta una demanda para disolver la NRA

Compartir
Fiscal General James Presenta / Fuente externa

La demanda detalla años de autogestión ilegal que financió
el estilo de vida lujoso de los líderes de la NRA

NUEVA YORK – La Fiscal General de Nueva York, Letitia James, presentó hoy una demanda para disolver la Asociación Nacional del Rifle (NRA), la mayor y más influyente organización pro-armas de la nación.

La Fiscal General James acusa a la organización de conducta ilegal debido a que los altos dirigentes desvían millones de dólares de la misión benéfica de la organización para su uso personal, conceden contratos para el beneficio financiero de los asociados cercanos y la familia, y parecen repartir lucrativos contratos de no presencia a los ex empleados con objeto de comprar su silencio y su continuada lealtad.

En la demanda se acusa específicamente a la NRA en su conjunto, así como al Vicepresidente Ejecutivo Wayne LaPierre, al ex Tesorero y Director Financiero (CFO) Wilson "Woody" Phillips, al ex Jefe de Personal y Director Ejecutivo de Operaciones Generales Joshua Powell, y al Secretario Corporativo y Asesor General John Frazer de no administrar los fondos de la NRA y de no cumplir numerosas leyes estatales y federales, lo que contribuyó a la pérdida de más de 64 millones de dólares en sólo tres años para la NRA.

En la denuncia, la Fiscal General James expone docenas de ejemplos en los que los cuatro acusados individuales no cumplieron su deber fiduciario con la NRA y utilizaron millones y millones de las reservas de la NRA para uso personal, incluidos viajes con sus familias a las Bahamas, vuelos privados, comidas caras y otros viajes privados.

Además de cerrar las puertas de la NRA, la Fiscal General James trata de recuperar millones en bienes perdidos y de impedir que los cuatro acusados individuales vuelvan a formar parte de la junta de cualquier organización de beneficencia sin fines de lucro en el estado de Nueva York.

"La influencia de la NRA ha sido tan poderosa que ha impedido que nuestra nación tome medidas contra la violencia armada. Pero ha estado abusando de su poder, y bajo la apariencia, la NRA está podrida con el fraude y el abuso", dijo la Fiscal General James. "Hoy, buscamos disolver la NRA, porque ninguna organización está por encima de la ley".

Desde 1871, la NRA ha operado como una corporación caritativa sin fines de lucro, registrada en Nueva York como un 501(c)(4). Según la ley estatal, las sociedades de beneficencia sin fines de lucro deben registrarse y presentar informes financieros anuales a la Oficina de Beneficencia de la Oficina de la Fiscal General (OAG). Se exige que los bienes se utilicen de manera que sirvan a los intereses de los miembros de la NRA y que promuevan la misión caritativa de la organización.

Sin embargo, como se expone en la queja de hoy, se alega que la NRA ha cultivado una cultura de incumplimiento y desprecio de los controles internos que ha llevado al desperdicio y la pérdida de millones de bienes y ha contribuido a que la NRA alcance su actual estado financiero deteriorado. Las políticas internas de la NRA no se siguieron en repetidas ocasiones e incluso fueron ignoradas descaradamente por los altos dirigentes. Además, el comité de auditoría de la junta de la NRA fue negligente en su deber de asegurar una administración apropiada, competente y juiciosa de los bienes por parte de los dirigentes de la NRA. Específicamente, el comité no garantizó los controles fiscales estándar, no respondió adecuadamente a los denunciantes de irregularidades, tomó medidas afirmativas para ocultar la esencia y el alcance de las preocupaciones de los denunciantes a los auditores externos y no examinó los posibles conflictos de intereses de los empleados.

La cultura de la NRA sobre el autogestion, la mala administración y la negligencia

En la demanda se alega que los cuatro hombres instituyeron en la NRA una cultura de autogestión, mala administración y supervisión negligente que era ilegal, opresiva y fraudulenta. Ellos anularon y evadieron los controles internos para permitir que ellos mismos, sus familias, los miembros de la junta directiva, los empleados y los vendedores se beneficiaran a través de los gastos reembolsados, las transacciones con las partes relacionadas, el exceso de compensación, los acuerdos secundarios y el desperdicio de los bienes de caridad sin tener en cuenta los mejores intereses de la NRA.

Cuando los miembros de la junta desafiaron a LaPierre y a otros sobre su gobierno financiero y el liderazgo de la NRA, LaPierre represalló y puso a la junta en contra de aquellos que intentaron desafiar el comportamiento ilegal. Las solicitudes para obtener más información fueron desestimadas o ignoradas y se les "obstruyó, se les acusó de deslealtad, se les quitó las asignaciones de los comités y se les negó la asesoría efectiva necesaria para cumplir adecuadamente con sus responsabilidades como miembros de la junta".

En la denuncia expone otros numerosos casos en los que LaPierre, Phillips, Powell Frazer y otros ejecutivos y miembros de la junta directiva de la NRA abusaron de su poder y desviaron o facilitaron ilegalmente la desviación de millones de dólares de la NRA. Esos fondos se sumaron a los millones de dólares que los cuatro acusados ya estaban recibiendo en concepto de sueldos y primas sumamente excesivos que no se ajustaban a las prácticas óptimas y las normas prudentes de evaluación y determinación de la compensación.

Wayne LaPierre – Vice-presidente Ejecutivo

En sus casi tres décadas como vice-presidente ejecutivo, Wayne LaPierre dirigió las operaciones diarias de la NRA y explotó la organización para su beneficio financiero y el de su familia, así como para el beneficio de un círculo cercano de personal, miembros de la junta directiva y proveedores de la NRA. Cabe mencionar que LaPierre:

  • Gastó cientos de miles de dólares de los activos caritativos de la NRA en viajes en avión privado para él y su familia, incluyendo la familia extendida cuando él no estaba presente.
  • Visitó las Bahamas en un avión privado al menos ocho veces en un período aproximado de tres años con su familia, a un costo de más de 500.000 dólares para la NRA. En muchos de esos viajes, a LaPierre y su familia se les regaló el uso de un yate de 107 pies; propiedad de un vendedor para la NRA.
  • Viajó a África con su esposa para hacer safaris con todos los gastos pagados, regalados por un vendedor de la NRA.
  • Gastó millones en consultores de viajes sin justificación durante décadas, incluyendo la reserva de servicios de coches negros - gastando más de 3,6 millones de dólares sólo en los dos últimos años.
  • Se aseguró un contrato post-empleo para sí mismo con la NRA, sin la aprobación de la junta, actualmente valorado en más de 17 millones de dólares.
  • Asignó varios millones de dólares anuales en fondos de la NRA para los costos de seguridad privada para él y su familia sin suficiente supervisión sobre su uso.
  • Recibió más de 1,2 millones de dólares en reembolsos de gastos en sólo un período de cuatro años por gastos que incluían regalos para amigos y vendedores favorecidos; gastos de viaje para él y su familia; y cuotas de membresía en clubes de golf, hoteles y otros clubes privados.
  • Aseguró contratos de consultoría lucrativos para ex-empleados y miembros de la junta directiva por valor de millones.

En la denuncia se alega que, en su calidad de vice-presidente ejecutivo, LaPierre escogió a mano a las personas que ocupaban puestos de responsabilidad en la NRA y que han demostrado ser leales a LaPierre como individuo, más que a la organización. Una y otra vez, LaPierre ha demostrado que la lealtad, más que la competencia y la responsabilidad, es integral a sus selecciones de personal, lo que lo llevó a contratar personalmente a Phillips, Powell y Frazer, todos ellos elegidos a pesar de no contar con las aptitudes o la experiencia necesarias para sus respectivas funciones y responsabilidades.

Wilson "Woody" Phillips - Ex Tesorero y Director Financiero

Woody Phillips - el ex tesorero y director financiero, responsable de la gestión de los libros y las operaciones financieras de la NRA - participó en prácticas que violaban la política de la NRA, mintió en los formularios de divulgación financiera y estableció un trato por valor de más de 1 millón de dólares que benefició a su novia. Justo antes de su jubilación en 2018, Phillips obtuvo un contrato para sí mismo por valor de 1,8 millones de dólares, supuestamente para servicios de consultoría mensuales al tesorero entrante, aunque el actual tesorero no sabía nada de este contrato y ha confirmado que "Woody [Phillips] nunca consultó por mí".

Phillips, en su calidad de administrador principal de las finanzas de la organización, también supervisó las prácticas financieras que permitieron que millones de dólares en gastos de entretenimiento y de viaje de los ejecutivos de la NRA se facturaran fraudulentamente a la NRA como desembolsos del mayor proveedor de la NRA: Ackerman McQueen (Ackerman), una empresa de publicidad y relaciones públicas con base en Oklahoma. Además, en la denuncia se afirma que Phillips se abstuvo sistemáticamente de cumplir sus obligaciones fiduciarias una y otra vez, como lo demuestra su falta de respuesta seria a las denuncias de los denunciantes de presuntas irregularidades fiscales y su disposición a autorizar unilateralmente pagos y contratos al margen de las políticas y procedimientos de compra y contratación adoptados por la NRA.

Joshua Powell - Ex Jefe de Personal y Director Ejecutivo de Operaciones Generales

Joshua Powell, el jefe de personal de LaPierre fue despedido después de sólo 3 años y medio por, entre otras cosas, malversar fondos de la NRA durante su mandato. Powell, conocido como un leal a LaPierre, recibió aumentos salariales considerables y repentinos casi inmediatamente después de comenzar su cargo. En un mes, su salario se duplicó retroactivamente al comienzo de su mandato con la NRA a $500.000 dólares. Después de menos de un año, el salario de Powell aumentó a $650.000 dólares. A poco más de dos años de haber asumido el cargo, el salario de Powell se triplicó con creces de los $250.000 originales a $800.000, a pesar de las numerosas quejas de comportamiento abusivo y las pruebas de conducta ilegal y gastos inapropiados. Además, Powell abusó de la política de la NRA sobre reembolsos de vivienda y reubicación, embolsándose más de $100.000 más de lo que permitían las normas de la NRA.

La permanencia de Powell estuvo marcada por el nepotismo. LaPierre, Phillips y Powell también firmaron la contratación del consultor de recaudación de fondos McKenna & Associates (McKenna) fuera del proceso de contratación de la NRA y sin pasar por ningún proceso de aprobación. La NRA pagó a la compañía más de $5 millones en un período de cinco años. Para el 2018 entero, la esposa de Powell fue contratada como consultora por McKenna, y la totalidad de sus $30.000 mensuales en concepto de honorarios de consultoría pasaron por la NRA.

La contratación de la esposa de Powell se ocultó al asesor general de la NRA, en un esfuerzo para no atraer la atención y ocultar afirmativamente el conflicto de intereses, y su función no fue aprobada previamente por la junta de la NRA, como lo requiere la política de la organización. Además, Powell solicitó a un proveedor de la NRA que añadiera a su padre a una rotación de fotógrafos remunerados, lo que resultó en una compensación de más de 90.000 dólares para su padre, gasto que se traspasó completamente a la NRA.

John Frazer -Secretario Corporativo y Consejero General

John Frazer fue elegido por LaPierre para servir como consejero general y también sirvió como secretario corporativo. Entre 2014 y 2018, Frazer falló repetidamente en el cumplimiento de los procedimientos de gobierno de la junta, en hacer los cambios necesarios o en avisar a otros de que había que hacer cambios de gobierno; no se aseguró de que los funcionarios y directores de la NRA abordaran las transacciones financieras de acuerdo con la ley; no hizo cumplir la política de conflictos de intereses de la NRA; y no se aseguró de que la NRA cumpliera con las leyes y políticas que rigen a los denunciantes de irregularidades. Además, Frazer certificó repetidamente declaraciones anuales falsas o engañosas.

Ackerman McQueen - Empresa de Relaciones Públicas y Publicidad de la NRA

Un acuerdo verbal de hace décadas entre LaPierre y el cofundador de Ackerman - que continuaría hasta que las dos compañías rompieran sus lazos en 2019 - aseguró que Ackerman pagaría una variedad de gastos no contractuales y gastos de bolsillo de LaPierre y otros ejecutivos de la NRA y pasaría esos gastos a la NRA. Los dirigentes de la NRA utilizaron regularmente este acuerdo de traspaso -en el que los gastos serían pagados por la NRA sin aprobaciones escritas, recibos o documentación de apoyo de los fines comerciales- para ocultar los viajes privados y otros gastos que eran en gran parte personal. Ackerman agregaba los gastos en una suma global sin proporcionar detalles sobre la forma o el propósito de los gastos cuando los facturaba a la NRA. Las facturas sólo incluían normalmente una descripción de una línea que decía "gastos de bolsillo" e incluían una cantidad total de la factura. Los gastos facturados a la NRA por gastos de bolsillo no cumplían con los requisitos del IRS y, como resultado, todos esos gastos deberían haber sido incluidos por la NRA en los ingresos personales sujetos a impuestos de LaPierre y otros recipientes.

Ackerman fue pagado más de $70 millones sólo en 2017 y 2018 por servicios de "relaciones públicas y publicidad" y por "gastos de bolsillo" que realmente se destinaron a entretenimiento y viajes en los que incurrieron los ejecutivos y asociados de la NRA sin el escrutinio de la organización, incluyendo millones por aviones privados, hoteles de lujo, membresías a clubes privados, eventos especiales, comidas de lujo e incluso servicios personales de cabello y maquillaje para la esposa de LaPierre.

La falta de auditoría del Comité de Auditoría de la NRA

Según la legislación de Nueva York, el comité de auditoría de la NRA se encarga de supervisar los procesos de contabilidad e información financiera de la organización y la auditoría de sus estados financieros, pero la cultura de incumplimiento y desprecio de los controles internos es evidente en el comité de auditoría. El comité no sirvió como un control independiente de LaPierre, su personal superior y la NRA en su conjunto, y básicamente sirvió como un sello de goma para el comportamiento ilícito de la organización, cuando revisó las finanzas.

Por ejemplo, el comité de auditoría está encargado de revisar cualquier contrato que tenga la apariencia de un conflicto de intereses, como un contrato relacionado con personas enteradas, lo que se conoce como transacciones con partes relacionadas, y debe realizar ciertas consideraciones y documentar sus deliberaciones. El comité aprueba habitualmente las transacciones con partes vinculadas después de que LaPierre o el personal superior hayan celebrado esos acuerdos. De hecho, en 2018, el comité de auditoría aprobó siete transacciones con partes relacionadas después del hecho, incluido un contrato entre el entonces presidente entrante de la NRA y Ackerman. En el momento de la ejecución de este contrato, LaPierre y Phillips conocían los términos, pero el comité de auditoría no los conocía. Luego, nuevamente en 2019 y 2020, el comité de auditoría supuestamente aprobó retroactivamente muchos otros contratos existentes de la NRA, algunos de los cuales databan de hace 15 años.

El presidente del comité de auditoría testificó durante una declaración ante la OAG que no tenía conocimiento de la ley de Nueva York que rige los comités de auditoría, los denunciantes o los conflictos de intereses, y que no podía recordar la última vez que había visto el estatuto del comité de auditoría que establece específicamente que el comité de auditoría "sobrepasa la integridad de la información financiera" en la NRA. De hecho, el presidente del comité testificó que, en su opinión y en contra de los estatutos, el comité de auditoría no tenía ninguna función en la supervisión de los controles internos y que "no existe una auditoría interna" en la NRA y no la había habido en todos los 19 años que estuvo en la junta de la NRA.

No es sorprendente que en numerosas ocasiones el comité de auditoría no respondiera adecuadamente a los denunciantes, no examinara ni aprobara debidamente las transacciones de las partes relacionadas y los conflictos de intereses, y no supervisara adecuadamente a los auditores externos.

Amplias violaciones de las leyes fundamentales de las organizaciones sin fines de lucro

La Fiscal General James alega en su denuncia que la NRA violó múltiples leyes, incluidas las que rigen el estatuto de la organización caritativa, la presentación de informes falsos en las declaraciones anuales ante el Servicio de Impuestos Internos y la Oficina de Caridad de la Oficina de la Fiscal General, la documentación de gastos inadecuada, la presentación de informes salariales inadecuados, la retención indebida del impuesto sobre la renta, el incumplimiento de la obligación de presentar informes y pagos del impuesto especial, los pagos que superan la compensación razonable a las personas descalificadas y el despilfarro de los activos de la NRA; en violación directa de las Leyes de Patrimonio, Poderes y Fideicomisos de Nueva York, la Ley de Corporaciones Sin Fines de Lucro de Nueva York, la Ley de Administración Prudente de Fondos Institucionales de Nueva York y la Ley Ejecutiva de Nueva York.

La ilegalidad de la acción de los cuatro acusados también violó múltiples reglas de los estatutos de la NRA, el manual de empleados de la NRA y el manual de políticas de la NRA.

El incumplimiento por parte de la NRA de múltiples responsabilidades fiduciarias y de las leyes estatales y federales dio lugar a que la NRA viera pérdidas sustanciales en su balance: pasó de un superávit de $27.802.714 en 2015 a un déficit neto de $36.276.779 en 2018, lo que contribuyó a una pérdida total de más de $64 millones en sólo tres años.

Resolución propuesta

Como resultado de todas las acusaciones mencionadas anteriormente, la Fiscal General James busca disolver la NRA; pide al tribunal que ordene a LaPierre, Phillips, Powell y Frazer que restituyan completamente los fondos que se beneficiaron ilegalmente y los sueldos que ganaron mientras eran empleados; pagar las multas; recuperar los pagos ilegales y no autorizados a los cuatro individuos; remover a LaPierre y Frazer de la dirección de la NRA (Phillips y Powell ya no son empleados de la NRA); y asegurar que ninguno de los cuatro acusados pueda volver a servir en la junta de una organización caritativa en Nueva York.

La Fiscal General James comenzó una investigación de la NRA en febrero de 2019.

El asunto fue dirigido por el Jefe de Buró James Sheehan y la Co-Jefa de la Sección de Aplicación de la Ley Emily Stern, con un equipo de abogados, asistentes legales y contadores, incluyendo la Asistente del Fiscal General y la Consejera Especial del Buró de Litigios Monica Connell; William Wang, Sharon Sash, Jonathan Conley, Stephen Thompson y Erica James, todos ellos de la Oficina de Caridades; con la ayuda adicional de la Jefa de Contabilidad Judith Welsh-Liebross, el Contable Asociado Darren Beauchamp y el Contable Asociado Charles Aganu; además de muchas otras personas de la Oficina del Fiscal General. La Oficina de Beneficencia forma parte de la División de Justicia Social, que es supervisada por la Fiscal General Adjunta Principal Meghan Faux y la Fiscal General Adjunta Primera Jennifer Levy.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir