PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

El veterano jugador y el dirigente de los nuevos campeones del superior distrital ponderan el trabajo del equipo en la final ante Mauricio Báez

El Club Mauricio Báez era el gran favorito para conquistar la copa del recién concluido torneo de baloncesto superior del Distrito Nacional. Bameso rompió con todo ese pronóstico.

La escuadra del Barrio Mejoramiento Social decidió esa suerte en el séptimo partido de la serie final, que se celebró con gran asistencia en el Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto, en especial los últimos dos partidos.

Víctor Liz, el Jugador Más Valioso; el dirigente Joel Féliz, Edward Santana y Miguel Dicent tienen motivos de sobra para seguir celebrando este triunfo.

“La gloria es para usted mi Señor Dios. Gracias por todo”, fueron las primeras palabras que Liz escribió en su cuenta de Instagram (@victorliz05). “Agradecido por esta oportunidad de ver acción con un equipo de mucha calidad como Bameso. Esta es una nueva oportunidad que me dan de jugar en el baloncesto capitalino”, agregó.

Víctor se ganó el cariño de los fanáticos del Bameso y simpatizantes de otros clubes que disfrutaron durante todo el torneo de sus extraordinarias jugadas, su agresividad y motivación a sus compañeros.

Fue el tercer cetro distrital que Bameso ha logrado en su historia participativa en el torneo superior. La primera ocasión sucedió en 2011, mientras que al año siguiente volvieron a mostrar su superioridad para levantar la copa.

“Este título tiene un gran significado para mí porque luego de salir de San Carlos, Bameso me abrió las puertas y confió en mi trabajo”, señaló Joel.

En tanto, Santana destacó la actuación de sus rivales (Mauricio Báez) durante toda la serie final. “Fue una buena serie final. Mauricio Báez tenía un buen conjunto. Pudimos unirnos todos: jugadores, aguateros, directivos, fanáticos, patrocinadores y colaboradores para lograr la corona del campeonato”, puntualizó Santana.

Posted in Baloncesto Nacional
agency orquidea

Más contenido por Julio E. Castro