Sigue pendiente

Comprendimos que nuestros procesos electorales estaban llenos de vicios inaceptables que había que erradicar y a tal efecto nos dimos tras años de afanes, leyes de Partidos y la Electoral. Pero en el proceso electoral quedó demostrado que lo fue solo en el papel. En la práctica seguimos con los vicios tradicionales: Estado y funcionarios participando en campaña electoral y proselitismo, gasto electoral excesivo y no transparentado, campaña a destiempo, extralarga, etc. Porque por un lado la clase política no muestra voluntad para cumplir la ley electoral y por otro, la Junta Central Electoral, órgano llamado a hacerla cumplir, no muestra la garra y entereza necesaria para ello. Moraleja: sigue como tarea pendiente superar nuestra debilidad institucional en materia electoral.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorEsperamos por los alcaldes
Noticia siguiente¡Lo que soy!