Pobre civismo, entre ricos

Las fundas de basura y los desperdicios sueltos desperdigados alrededor de zafacones vacíos hablan por sí solos de nuestra falta de educación y de civismo.

Las imágenes corresponden al sector Naco de Santo Domingo y se repiten a diario en numerosas zonas de la ciudad.

No es solo culpa del personal de servicio que carece de orientación. Los residentes y propietarios de costosas viviendas transitan en sus lujosos vehículos indiferentes ante este penoso escenario que afea su entorno y es un criadero de enfermedades para sus propias familias.

Estos focos virales son uno de nuestros males sociales que debemos deponer para siempre en un esfuerzo aunado de residentes y autoridades.

Los buenos ciudadanos no solo exigen sus derechos, también saben cumplir con sus deberes. Empecemos educando a nuestros hijos y a nuestro servicio doméstico.

Prediquemos con el ejemplo. A la vez, el Ministerio de Salud y las autoridades encargadas del aseo urbano deben aunar esfuerzos para combatir estos potenciales focos de infección de enfermedades.

Podrían establecerse días específicos para sacar la basura a la calle en zafacones tapados con fundas para esos fines, debidamente cerradas, justo cuando hayan de pasar los camiones de recogida. Esto puede ser un punto de partida.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d5
Compartir
Noticia anteriorFundación Un Paso de Fe desmiente a Ministro de Salud sobre desabastecimiento de medicamentos
Noticia siguienteLeonel y Luis encabezarán marcha del domingo