Los valores de Luciano Homero Vásquez Riveros

Para las últimas generaciones, influidas por Las 48 leyes del poder, de Robert Greene y más recientemente por Sálvese quien pueda: El futuro del trabajo en la era de la automatización, de Andrés Oppenheimer, el libro Los Valores morales como única alternativa, de Luciano Homero Vásquez Riveros debe resultarles contracorriente. Los primeros recomiendan el relativismo ético, la audacia y la competitividad agresiva, por lo que el método que promueve el autor domínico chileno podrían resultarles fallidos y conducentes al fracaso en el concepto del “capitalismo salvaje” en la era posmoderna del siglo XXI. Green llama a “huir de los fracasados” y Oppenheimer entiende que los valores del mercado no coinciden con los de la solidaridad social.

Mientras muchos pseudo líderes de actualidad utilizan frases cohetes como “educación en valores”, Vásquez Riveros los llama por sus nombres al describir términos como familia, educación, bien común, justicia, vocación de servicio, conciencia individual, prójimo, reflexión, confianza, estudio, trabajo, coherencia, formación personal, integridad, carácter, control, criterio, perfección, respeto, prevención, agradecimiento, cortesía, desprendimiento y liderazgo, combatiendo la doble moral, contrario a lo que promueve la actualísima posverdad.

En futuras ediciones el autor podría corregir yerros como colocar a Balaguer, Peña Gómez, Fernández Domínguez, Caamaño Deñó y Juan Bosch como figuras del siglo XIX. Presenta como modelos al autor de La mañosa y al malogrado presidente chileno Salvador Allende, quienes a juzgar por los criterios del éxito de hoy, serían dos fracasados. Debe corregirse también, entre otros aspectos, la afirmación de que el primer gobernante electo después de la dictadura trujillista, suprimió “15 embajadas dominicanas en los Estados Unidos de América”, como parte de la reducción de gastos gubernamentales.

Vásquez Riveros advierte que los cambios tecnológicos han traído a la sociedad confusiones y distorsiones sociales, por no conjugarse con la educación y la formación ciudadana, basadas en la moral, el civismo y la ética, en perjuicio de los segmentos más vulnerables, como las familias pobres, la niñez y la adolescencia. Se trata de una invitación a la reflexión ciudadana.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorNarcos: México 2
Noticia siguienteInauguran exposición sobre Juan Pablo Duarte