El espejo de la Historia

Ya es historia, y precedente amargo, que las elecciones municipales, del pasado domingo, fueron suspendidas por fallas técnicas e insuficiencias preventivas de la JCE -y desde la casuística especulativa, por posibles manos criminales que una investigación habrá de poner al desnudo y traducir a la justicia-; sin embargo, en momento o coyuntura como la actual es donde los pueblos necesitan más de sus líderes -preclaros o capaces de deponer sus intereses particulares o partidarios- para anteponer el país, las instituciones y, sobre todo, la frágil democracia que hemos construido a fuerza de sangre, campear tempestades y “templar el acero” como escribió el novelista ruso Nikolais Ostrovski.

La historia universal registra esos momentos cruciales u épicos donde grandes líderes se elevan, en la conciencia de la humanidad, al poner su energía y liderazgo al servicio de una causa, ya en el plano nacional o universal. Al respecto, los ejemplos sobran: Winston Churchill y los demás líderes de Occidente que enfrentaron el monstruo del fascismo -Hitler-Mussolini- que desencadenó la Segunda Guerra Mundial (1939-45), Mahatma Gandhi que lideró la resistencia pacífica de la India frente al colonialismo inglés hasta lograr la Independencia (1947-1950); o Nelson Mandela, que logró el fin del oprobioso Apartheid (1948-1991) en su país -Sudáfrica- fomentando el perdón y aniquilando el odio, y encima, sentando un precedente histórico-democrático imperecedero: no abrigó ambición de poder ni quiso auto-elevarse como una categoría de líder-insustituible, por encima de sus conciudadanos, mas bien, tras gobernar (1994-99), sin distingo étnico ni racial, se fue en paz a disfrutar de sus nietos y del resto de su vida -de ciudadano ejemplar- recibiendo tributos y reconocimientos que acogió con humildad y sentado en la última fila.

Y aunque la coyuntura política-electoral actual, no adquiere, ¡gracias a Dios!, ribete de quiebre institucional -que es a lo que viene apostando una venenosa minoría-, pues, la Constitución y las leyes, en la materia, trazan la ruta a seguir; no obstante, el presidente, Danilo Medina, en su alocución -para referirse sobre la suspensión de las elecciones municipales- que dirigió a todo el país, elevó su voz para enfatizar: “No podemos permitir que unos pocos que no quieren regirse por las reglas democráticas manchen la reputación de nuestro país, propaguen noticias falsas, pongan en entredicho nuestras instituciones y amenacen la senda de progreso que venimos construyendo”. ¡Nada más oportuno!
Finalmente, quisiéramos resaltar lo expresado por la vice presidenta de la República, Margarita Cedeño: “…Quienes apuestan al caos y al desorden no merecen llamarse dominicanos. Por el contrario, deben ser sancionados de manera ejemplar”. ¡Bien! Ahora, avancemos sin mirar hacia atras….!

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorLa impunidad en los medios
Noticia siguienteCon la misma piedra