Otra semana perdida para el continuismo

En los últimos días de diciembre y en los primeros de enero se decía por lo bajo que el gobierno del PLD venía con una ofensiva que le permitiría a Gonzalo entrar en competencia con Luis Abinader.
El 13 de enero vino la “gran ofensiva” la caída primero y luego del congelamiento de la condidatura del continuismo peledeísta, en las palabras del presidente Medina quien tenga la logística gana las elecciones, y ahí mismo remató, junto a Gonzalo, diciendo que habrá cuartos para todos sus candidatos.

Parece que se les fue la mano, pues luego han salido altos dirigentes morados aclarando que los cuartos que mencionaron el Presidente y Gonzalo no serían aportados por el gobierno, a ver quién les cree.

La “ofensiva” pudo llegar a tiempo, porque 3 días antes, cuando el bueno de Cristóbal Marte mentó los nombres de Danilo y José Ramón Peralta un abucheo ensordecedor estremeció el Palacio de los Deportes, en un rechazo al oficialismo que sorprendió hasta a opositores.

Es cuesta abajo en su rodada que van, como cantó Gardel, pues el 14 de enero vino el primer golpe del mes cuando la encuesta Mark Penn/Stagwell, cuyos bolos canta Bernardo Vega, informó que el PRM había pasado a ser el primer partido, superando al PLD 37 a 31% y que Luis Abinader gana en todos los escenarios de la primera o segunda vuelta.

El lunes 20 Informativos Teleantillas, canal 2, dio a conocer en la voz de su acreditado director de Prensa, Juan Bolívar Díaz, una encuesta empresarial adelanta que el candidato Luis Abinader llega al 48%.Gonzalo se queda en 31% y el ex presidente Fernández figura por debajo.

En esa encuesta Abinader figura acercándose al 50+1 para irse en primera vuelta, como anoté en una columna anterior, y Gonzalo se queda frisado en alrededor de un tercio de apoyo del electorado.

Al día siguiente Medina y Gonzalo fueron a la Basílica de la Altagracia, ay, donde no les pudo ir peor, con el obispo llamando al electorado a optar por una propuesta que represente una “auténtica agenda nacional”, que en su razonar obviamente no existe, y que más bien representa Lujis Abinader, quien respetuoso y sonriente saludó al mandatario y a su esposa, y de ñapa a Gonzalo.

Cerró la visita el Presidente con un injusto y lamentable abucheo, que de alguna se busca por convertirse ilegalmente en un protagonista de la campaña, cuando debe ser un árbitro. Su representación del estado y gobierno dominicanos debe ser respetada por todos.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorA propósito de las elecciones municipales
Noticia siguienteEducación hoy