Más allá del deseo

Los tres grandes votantes (el empresariado organizado, la Casa Blanca y el alto clero católico) desean que, contrario a las primarias del 6 de octubre, las elecciones que se realizarán este año aquí sean justas, libres y transparentes: que se respete el horario de votación; que no se usen los recursos del Estado a favor de los candidatos oficialistas; que no se permita la compra de cédulas y que la contabilización de los votos no se falsifique. Más allá del deseo: ¿Qué hacen estos tres para que la Junta asuma su rol con seriedad? ¿Qué harían si se consiente un fraude que, por cierto, pondría en riesgo la paz?).

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorPrincipio del fin
Noticia siguienteDice le preocupa retraso en boletas