“Siempre tuve el sueño de hacerme profesional”

Solano explica que, por lo menos siempre tenía 10 centavos en el bolsillo por si se armaban problemas salir rápido de la UASD.
Solano fue exaltado Inmortal del Deporte Dominicano y presidente Ad Vitan de la Federación Dominicana de Boxeo

Domingo Bienvenido Solano agradece las orientaciones de Enrique Ripley Marín, pues le ayudaron cuando entró a la Federación de Boxeo, ya que era su primer puesto como dirigente deportivo, y no contaba con la experiencia dirigencial para el ejercicio del mismo.

“Ripley Marín me decía cómo hacer las cosas, que tratara siempre de consultar a mi equipo en las tomas de decisiones. Eso me dio muy buenos resultados”, recuerda Solano, quien dijo que siempre contó con buenos compañeros como Arturo Morales, Conrado About, Pedro Luis Santana, Rubén García, Mario Pagán, entre otros, “que aportaron mucho y que me ayudaron a tener una carrera exitosa”.

Solano, quien es Ingeniero Eléctrico de profesión, ha tenido participación en importantes proyectos deportivos, como es la construcción del Multiuso de La Vega y el de San Juan de la Maguana, así como en la iluminación de la Pista Olímpica y en la electrificación del Complejo Acuático de La Romana, entre otras obras.

1. Núcleo familiar
Nací en La Romana en 1948 en plena era de Trujillo, desde niño siempre me gustó el deporte. Mi padre se llamaba Domingo Solano y mi mamá Alberta García, ella murió cuando yo tenía 15 años, esa es una frustración que tengo, eso marcó mucho mi niñez. Papá era bodeguero en el Pintado, un campo de El Seibo, venía a la casa los fines de semana, pero cuando dejó de trabajar vino a vivir con nosotros. Mamá era una señora, que aunque no tenía gran educación, nos motivó mucho a estudiar, era muy fajadora, como éramos una familia pobre, mamá hacía cualquier sacrificio para que no tuviéramos necesidades, para que comiéramos bien todos los días. Recuerdo que los lunes le compraba unos billetes a un señor para la lotería de los domingos, luego lo empeñaba en un colmado, y con ese dinero resolvía algunas cosas de la casa, entonces el sábado cuando mi hermano mayor le daba el semanal, los sacaba. Era un recicle constante, era parte de lo que hacía para que no tuviéramos ningún tipo de dificultades. Estoy muy agradecido del esfuerzo y crianza de mi madre. Éramos tres hermanos de padre y madre, incluso soy mellizo con Domingo Antonio, Tony como le decíamos, a él quien murió hace unos años. Mi hermana se llama Nereida. Mi hermano mayor, Marino es de parte de madre”.

2. Lección de vida
A los cinco años tuve un hecho que marcó mucho en mi niñez. Fue en mi primer día de escuela, cuando salí de clases, camino a mi casa me encontré un lápiz de colorear, cuando llegué a la casa contentísimo, se lo enseñé a mi madre, ella me dijo que ese lápiz no era mío, que tenía que llevárselo al profesor para que investigara de qué niño era, porque así como estaba contento de encontrármelo, ese niño estaba triste porque lo había perdido. Eso fue una lección de vida que nunca olvido, ahí entendí que no hay que ponerle la mano a lo ajeno”.

3. Estudios
Realicé mis estudios primarios en una escuela de patio del profesor Bacón, era una persona de ascendencia inglesa, que además de enseñarnos a leer y escribir español, nos daba clases de inglés y de música. Era bastante polifacético. Él también me enseñó matemáticas. Cuando salí de ahí, fui a la Normal, una escuela muy buena, con muchos valores, me exoneraron el primero y segundo de primaria, entre directamente al tercero. Esa escuela se llama Presidente Trujillo, luego, cuando lo mataron, le pusieron Mercedes Laura Aguiar, así se llama todavía, ahí estuve hasta el octavo. Inicié la secundaria en el liceo Arístides García Mella, pero la pude terminar, habían muchos problemas políticos, por las constantes luchas sindicalistas contra el gobierno, contra las empresas, esos problemas se reflejaban en la escuela, habían grupos estudiantiles que seguían esa línea, se perdía mucha clase, entonces algunos profesores fundaron el Colegio Episcopal Todos los Santos, donde terminé el bachillerato”.

4. Hermano mellizo
Mi mellizo, Tony murió hace muchos años en Nueva York. Éramos totalmente distintos en tamaño, temperamento, pero teníamos muy buena relación. Siempre estábamos juntos, incluso nos graduamos el mismo día de Ingeniero Eléctrico en la UASD, lo único que no hicimos juntos fue la tesis. Él trabajó un tiempo aquí, pero luego se fue a Nueva York. Como me mantenía viajando por asuntos del deporte, mis viajes los hacia coincidir con Nueva York para visitarlo. Cuando Tony murió, recuerdo que mi hermana me decía que lo llamara, que presentía que le había pasado algo. Cuando lo llamaba no tomaba el teléfono, llamé a uno de los muchachos que vivían con él, cuando fueron a su habitación estaba muerto, murió durmiendo. Eso fue un golpe muy duro, tuve que ir a buscar el cadáver, fueron unos días terribles, pero son cosas de la vida que uno tiene que enfrentar”.

5. Frustración con el beisbol
En La Romana practiqué mucho baloncesto y volibol, también beisbol, pero tuve una frustración. En todos los pueblos se inició un programa llamado La Pequeña Liga, cuando llegó a La Romana, se hicieron cuatro equipos, teníamos que tomar una práctica en el play de Buena Vista, que aún existe, pero para llegar había que cruzar un puente, debajo quedaba un río. En mi casa me habían prohibido cruzarlo sin permiso, solo podía hacerlo con una persona adulta. Cuando tuve que ir a tomar una práctica me fui sin permiso, me inscribí en el equipo, pero cuando llegó el día de entregar el uniforme, no encontraban como decir en mi casa que había ido al play. Cuando se dieron cuenta, me dieron una pela y no pude jugar. A partir de ahí dejé de jugar beisbol, me iba a la cancha a jugar voleibol y baloncesto”.

6. Llegada a Santo Domingo
Vine a Santo Domingo en 1967. Aunque inicié mis estudios universitarios en Santiago, en la Madre y Maestra, ese mismo año vine para seguirlos en la UASD. Como éramos pobres, mi padre vendió parte de unas tierras sembradas de caña que tenía en el Tintado para que Tony y yo estuviéramos bien en la capital. Eso me creó gran satisfacción, que papá hiciera eso para poder prepararnos de lo que necesitábamos. Tenía un gran sueño de hacerme profesional. En la UASD me tocó vivir momentos difíciles, viví la muerte de Amín Abel, de Sagrario Díaz, la entrada de Caamaño en el 73, en esa época la universidad era muy convulsionada, allí los grupos políticos tenían su sede principal. Pero por lo menos, siempre tenía 10 centavos en el bolsillo por si se armaban problemas salir rápido. A veces esperábamos horas muertas para salir de la universidad o amanecíamos dentro, porque la policía la cercaba. Nunca me vi envuelto en esos líos, nunca me apresaron, cuando comenzaban los calentamientos me iba para evitarlos. Me cuidé mucho con eso”.

7. Inicios en el deporte
Me inicié en el deporte cuando los 12 Juegos Centroamericanos y del Caribe del 74, era la primera vez que se hacían aquí. Un amigo de La Romana, Arturo Morales, que fue mi profesor de Educación Física nos invitó a Tony y a mí a hacer unos cursos de Juez y Árbitro, eso fue en el 72, lo vimos como una forma de conseguir un carnet para entrar a esos juegos. En esa época, aquí el deporte estaba extremadamente atrasado, casi no habían jueces en ningún deporte. Cuando íbamos tomar un examen en México para darnos la licencia, tuvimos la mala suerte de que nos coincidió con los exámenes finales de la carrera, perdimos esa oportunidad, pero nos inscribieron como personal de apoyo y nos dieron el carnet. Al terminar los juegos en el 75, Enrique Ripley Marín, a quien conocí en el curso, me dijo que tenía una plancha para participar en la Federación de Boxeo, que quería que lo acompañara, le dije que sí, el profesor Morales también me dijo que aceptara. A partir de ahí me introduje como Vocal, la selección era por cuatro años, pasó el tiempo, Enrique, que era muy recto, tuvo problemas con un ministro de Deportes y renunció, a vicepresidente, que le tocaba la presidencia murió al poco tiempo, entró el secretario, pero tampoco duró mucho, entonces en 1978 cogí la presidencia de la Federación de Boxeo, donde permanecí 38 años”.

8. Logros
En los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Medellín, Colombia de 1978, logramos tres medallas de oro, un hecho muy importante. Luego en el 79 fuimos a los Juegos Panamericanos de San Juan, obtuvimos, por primera vez cinco medallas, entre plata y bronce. El boxeo siguió teniendo éxito, en 1984 el atleta dominicano Pedro Julio Nolasco obtuvo una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, un hecho que impactó en el país, nunca habíamos obtenido una medalla en un evento mundial. Esa medalla le dio un brillo al deporte, inscribió a la República Dominicana en el medallero de los Juegos Olímpicos. Otro gran logro fue cuando en 1982 ingresé a Federación Internacional de Boxeo como miembro del Comité Ejecutivo por 32 años, me retiré en 2014, entonces se aprobó el cargo de Vicepresidente Honorario para honrar mi tiempo dedicado al boxeo internacional”.

9. Nacimiento de sus hijos
El nacimiento de mis hijos, Omar y Patricia fue una gran emoción, me sentí un hombre realizado, y más aún después que han crecido, sus formas y cómo actúan me hacen sentir sumamente complacido y satisfecho. No tengo dinero, pero tengo dos tesoros que valen más que cualquier fortuna. Se hicieron profesionales, han tenido un comportamiento social honesto, no porque soy su padre, no han dado problemas, son dedicados a su profesión, a su trabajo. Los dos hicieron deporte, pero Omar, que es el mayor, llegó a ser miembro de la Selección Nacional de Polo Acuático, participó con el Equipo Nacional en El Salvador en los Juegos Centroamericanos de 2002, luego participó en 2003 en los Juegos Panamericanos en Santo Domingo, pero se retiró hace tiempo. Patricia practicó natación, pero no llegó a selección”.

10. Anécdota
En 1982 hicimos un campeonato nacional en un play de Valverde Mao, uno era de allá y el otro de La Romana, Pedro Julio Nolasco, había mucha rivalidad entre los dos atletas, los pleitos eran muy cerrados, eran dos ídolos. Cuando comenzó la pelea, la gente de Mao tenía la presunción de que iban a perder, se prepararon con piedras, nos enteramos después de lo que pensaban hacer.
Cuando terminó la pelea y dieron ganador al participante de La Romana, comenzaron a tirar piedras, tuvimos que meternos debajo del ring. Eso es algo que en el boxeo nunca se olvida, eso nunca se había visto en un campeonato. Luego, llegó la Policía y pudimos salir. Por suerte solo una persona recibió un golpe en la cabeza, pero no fue de gravedad”.

Trayectoria profesional

Cuando me retiré en 2016, por medio a asamblea me designaron Presidente Ad Vitan de la Federación Dominicana de Boxeo y en 2017, me eligieron Inmortal del Deporte Dominicano. Ese es el máximo reconocimiento que puede conseguir un deportista en el país, es una enorme satisfacción, porque uno ve que la gente reconoce el tiempo que le has dedicado al deporte. Eso me hizo sentir extremadamente bien.

En los últimos años he recibido reconocimiento del Pabellón de la Fama de La Romana como Inmortal del Deporte, de la Confederación Panamericana de Boxeo, cuando me hicieron Presidente Honorario, Pabellón de la Fama como Inmortal del Deporte Dominicano, entre otras condecoraciones de las diferentes organizaciones. También he obtenidos diplomas de participación en los Juegos Olímpicos que se han hecho desde 1980 hasta 2012.

Satisfacción
Mamá era una señora que, aunque no tenía gran educación, nos motivó mucho a que estudiáramos, trabajaba para que en la casa no hubieran necesidades. Estoy muy agradecido de su esfuerzo y crianza.

Orgullo
Como éramos pobres, nuestro padre tuvo que vender parte de unas tierras sembradas de caña que tenía en el Tintado para que Tony y yo estuviéramos bien en la capital. Eso me llenó de gran satisfacción.

Recuerdos
En la UASD me tocó vivir momentos difíciles, viví la muerte de Amín Abel, de Sagrario Díaz, la entrada de Caamaño en el 73, entre otros”.

Honor
Un gran logro fue cuando, en 1982 ingresé a Federación Internacional de Boxeo como miembro del Comité Ejecutivo por 32 años”.

Recuerdos
Mi mellizo Tony murió hace muchos años en Nueva York. Siempre estábamos juntos, inclusive nos graduamos el mismo día de la carrera”.

Alegría
En 1978 en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Medellín, Colombia, logramos tres medallas de oro, eso fue un hecho muy importante para mí”.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorPuerto Rico
Noticia siguienteAgricultura: “Aquí no va a faltar pollo”