Donald Trump seguirá en la Casa Blanca

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, seguirá en la Casa Blanca para cumplir sus cuatro años de gobierno. De esa manera, si no gana la reelección en los comicios del tres de noviembre de 2020, se mantendrá en el poder hasta el 20 de enero del 2021 cuando finalice su mandato que asumió el 20 de enero de 2017 tras derrotar -en la consulta electoral celebrada en noviembre de 2016- a la aspirante por el Partido Demócrata Hilary Clinton. Así inicio este artículo para referirme al problema inmediato que afronta el presidente Trump.

El mandatario republicano tiene que lidiar con dos serias acusaciones, hechas por la mayoría de los legisladores de la Cámara de Representantes, organismo que domina el Partido Demócrata.

Nancy Pelosi, tenaz congresista y presidente de la Cámara de Representantes, es quien lidera las acusaciones contra Trump y afirma que ya está redactado el documento acusatorio.

Un reporte informa que “los legisladores demócratas desvelaron los dos cargos para un juicio político al presidente estadounidense Donald Trump”. Las do acusaciones consisten en abuso de poder y obstrucción al Congreso”.

Durante mis recientes visitas a Nueva York estuve atento -especialmente a través de la televisión hispana, cadenas Univisión y Telemundo- a este impasse que marca a la política de USA.

Un reporte de la poderosa cadena CNN, en español, explica que “Trump pasa a la lista histórica de cuatro mandatarios en afrontar cargos políticos para un proceso de destitución desde la creación de EE.UU. : Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998, ambos absueltos por el Senado; y Richard Nixon, quien renunció al cargo en 1974 antes de que concluyera el procedimiento”.

Es significativo anotar el planteamiento hecho por Adam Schiff, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara Baja y quien encabezó la investigación sobre el juicio político.

Schiff expuso: “Los hechos son incontestables, es una cuestión de deber. Debemos ser claros: Nadie, ni siquiera el Presidente, está por encima de la ley”.

A propósito de las agudas diferencias políticas entre demócratas y republicanos, cito algunas líneas plasmadas en mi más reciente libro titulado “Trump vs Omaba (¿Quién gana?). “La lucha política en EE.UU. principalmente protagonizada entre los partidos Demócrata y Republicano, no se detiene. Es na lucha persistente y antagónica”.

Sintetizo: Trump tendrá el juicio político. Pero al final no será un presiente perdidizo porque cuando se ventile en el Senado, ¡saldrá airoso!

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorZona Metropolitana resiste el empuje de rivales en medallero
Noticia siguienteEl cantautor Montaner y su esposa son dominicanos