¡Descansa en Dios!

Dios está en control, hará prosperar su buena voluntad sobre ti pese a argumentos, decisiones e intervenciones humanas. ¿Acaso no ha prometido estar contigo cada día de tu vida? Como la luna a la noche, no te deja, su amor es seguridad, su amistad es fidelidad. ¡Paz! deja que tu corazón se alinee como la rama al viento, que el perfume de tu confianza llegue como alabanza a Dios; Que hermosos son los hijos que recuestan sus hombros, cierran sus ojos y desnudan su alma en el pecho de su Padre celestial. Acomódate y recuerda que ni duerme, ni se cansa, ni dormita el que te guarda. Cuando el amanecer abra sus valijas te sorprenderás de cómo el Todopoderoso, el alto y sublime, ha cuidado de ti, tu paz prevalecerá.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorPrioritario
Noticia siguienteCiudad Juan Bosch estrena parque de energías renovables