Carta a mi profesor en huelga

Hay dos tipos de huelgas imperdonables e injustificables: las de los médicos cuando no prestan servicios en los hospitales y las de los profesores abandonando las aulas. Me referiré a la segunda, imaginando lo que le escribiría un estudiante a su maestro, inspirado en el más reciente paro magisterial.

“Distinguido profesor: Mi nombre es Alberto, aunque en casa me llaman Beto. Soy el que se sienta en la primera fila, porque así le pongo más atención a lo que usted enseña. Cada vez que usted me pregunta algo, le tengo una respuesta. Soy aplicado, modestia aparte.

Tengo trece años de edad, aunque aparento diez. Parece que no me alimentaron bien cuando nací, o que a mi madre no le cumplieron algún antojo, justifica mi abuela. Gracias a Dios, mi cerebro funciona muy bien, leo algunos libros y revistas y también soy bueno con las letras y los números. Mis tías afirman que soy inteligente y que llegaré lejos.

La verdad es que me encanta ir a la escuela, la prefiero mil veces a quedarme en casa viendo televisión o escuchando las bachatas de los vecinos; además, mis padres son muy estrictos con eso, y desde pequeño, no importaba que lloviera o que estuvieran enfermos, me llevaban al aula, donde reconozco que las condiciones han mejorado con aquello de los alimentos y la tanda extendida.

Hoy yo debería estar en clases, aprendiendo, educándome para ser alguien útil para mi país y mi familia. Pero estoy aquí, entre cuatro paredes, solo, sin hacer nada. Escuché que usted está en huelga, la cual no sé si es buena o mala, de lo que sí estoy seguro es que me perjudica perder días de clases.

Mi amiguito Juan y yo estamos en el mismo curso, pero él estudia en un colegio de monjitas y recibe docencia todo el tiempo, cumpliendo el programa del curso. Sus profesores llegan puntuales todos los días y hasta me dijo que ellos ganan menos o igual salario que usted.

Si vuelven las huelgas de este tipo, Juan tendrá más conocimientos que yo para enfrentar la vida y ser un mejor ciudadano. Mi papá y mi mamá quieren inscribir en un colegio privado, pero sé que no tienen dinero, sería un sacrificio imposible. Ellos se incomodan cuando no tengo clases y hasta hablan mal de los profesores. Los dos se preocupan por mí.

Quisiera pedirle, profesor, que si usted protesta por algo, que no sea yo el perjudicado, que deben existir otras vías para exigir su derecho, que he escuchado de usted que sin educación no hay desarrollo. Quiero ir a clases, porque yo no estoy en huelga, por favor”.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorLa frase mágica del desorden
Noticia siguienteNueva “industria”