Violencia

En nuestro país sucede con los feminicidios lo mismo que en Estados Unidos y sus rutinarios tiroteos masivos: Generan gran indignación y reclamo de solución pero todo queda ahí. Pero mientras allá el lobby de los defensores de la libre compra y tenencia de armas, al amparo de la Segunda Enmienda Constitucional, explicaría aquel problema, aquí no se entiende por qué persisten los asesinatos de mujeres por sus parejas o ex parejas sentimentales. Desde el Ministerio Público y el Ministerio de la Mujer se han anunciado varios “planes” para combatirlos. Los feminicidios son una vertiente de la violencia doméstica y ésta a su vez, de la alta violencia de la sociedad dominicana. Seguiremos derrotados mientras apliquemos acciones aisladas y dispersas.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEl difícil poder
Noticia siguienteAbreu deja gran vacío en el sector cultural