Analítica y la nube captan inversión de TI en las empresas

La inversión en empresas es más fuerte en experiencia digital, analítica y la nubes, pero se debe aumentar la vinculación entre ellas con el uso de herramientas, asegura Gilles Maury, experto en tecnología de Deloitte.

La forma en que las empresas, clientes, empleados y ciudadanía participan y realizan transacciones en entornos digitales, es decir, la experiencia digital, así como el manejo de datos mediante la analítica y la nube son tres de las áreas de Tecnología de Información (TI) que captan más la atención de las empresas. Hablamos de atención e inversión en dólares, en los últimos 10 años, por encima de otras tendencias tecnológicas.

Deloitte prevé que habrá una coincidencia o colisión de las tres áreas de desarrollo tecnológico en las empresas y una “innovación liberada”, es decir, la atención que han tenido en estos años como tecnologías individuales continuará, pero ahora con un mayor enfoque en su vinculación para el desarrollo de las empresas, sus negocios y los mercados.

Gilles Maury, líder de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones de Deloitte Centroamérica y República Dominicana, señaló que “por fin se está dejando de creer en el mito, según el cual, la analítica de datos es una ciencia mágica que permite resolver todos los problemas. Claramente los ‘insights’ que permite la ciencia de datos, abren perspectivas muy nuevas, para apreciar situaciones existentes, automatizar decisiones o proyectarse en el futuro. Sin embargo, es no sólo indispensable, sino crítico, acompañar este proceso con un criterio experto del negocio”.

Para Maury los algoritmos no son más que herramientas, y sólo el conocimiento preciso de un mercado y de las organizaciones permite saber cómo deben de configurarse. La clave en el corto plazo, manifiestó, consiste en superar el vano conflicto entre el razonamiento analítico y la experiencia intuitiva, para poderlos a trabajar de la mano..

Tres grandes fuerzas macrotecnológicas en el trabajo
Experiencia digital: la manera en que empresas, clientes, empleados y ciudadanía participan y realizan transacciones en entornos digitales. Así, por ejemplo, el diseño centrado en el ser humano y el involucramiento del usuario son piezas centrales de la estrategia de negocios, enfatizando en cómo se hace el trabajo, cómo se conducen los negocios y cómo se crean recuerdos y experiencias memorables.

Analítica: más que un buen manejo de datos. Mediante una colisión con la cognitiva, la analítica podrá pronto decirnos cómo actuar con base en nuestros conocimientos y aún mejor, automatizar tales acciones.

La nube: a pesar de su omnipresencia, la nube también debe demostrar aún todo su potencial. Debe de ser algo más que un medio para elevar y trasladar cargas de trabajo, o más que una extensión del centro de datos o de la estrategia de infraestructura. “¿Podemos crear servicios en la nube para monetizar activos e IP transaccional? ¿Podemos usar servicios nativos en la nube para construir nuestros productos más rápido? ¿Cómo usar la capacidad masiva de la computadora para procesar más datos y crear nuevos productos? ¿Cómo puede la nube simplificar la complejidad de las operaciones conforme entramos a nuevos mercados globales? ¿Podría una nueva oficina de respaldo en la nube crear un motor para agilizar fusiones y adquisiciones? ¿Hay implicaciones fiscales ventajosas de usar la nube arriba, abajo y en todos los niveles?” Estas respuestas definen el futuro de la nube.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorComité Central del PLD se reunirá mañana; 613 miembros participarán
Noticia siguienteMeat Depot da apertura a su nuevo almacén