Crónica del jubileo de las Sanchinas (1 de 2)

1.Primeros datos

Los primeros datos de esta crónica hay que colocarlos en Santiago de Cuba, cuando el Arzobispo de allí dio la aprobación diocesana a esta Congregación Religiosa el 5 de agosto de 1869. Un año antes 1868, el entonces Padre Ciriaco María Sancha Hervás la había comenzado con cuatro jóvenes, acompañadas espiritualmente por él. Más tarde el sería trasladado a España, como Obispo Auxiliar. Un tiempo después sería nombrado Arzobispo de Toledo y Cardenal. La nueva Congregación permanecería en Santiago de Cuba. De ahí pasó a Santo Domingo en el año 1871, hace 148 años. De aquí, fue yendo poco a poco a otros países. En estos momentos está en 11 de ellos.

2. Año de jubileo

Jubileo está unido a “Júbilo”, lo cual significa una inmensa alegría, una gran fiesta. La Iglesia ha tomado de la tradición judía la costumbre de celebrar durante un ano grandes acontecimientos. A ese tiempo le llaman “Jubileo”, “año Jubilar”. Quien aprueba y decreta el año jubilar es el Papa. Las Hermanas del Cardenal Sancha pidieron al Papa Francisco que la celebración de sus 150 años de fundación fuera acompañado de un Año Jubilar, del 5 de agosto 2019 al 5 de agosto 2020. He aquí el Decreto de Aprobación:

3. Decreto

“La Penitenciaria Apostólica, por mandato del Santísimo Padre Francisco concede el Jubileo, que extiende durante un año, junto a la Indulgencia Plenaria anexa:”. Por tanto:

“La Penitenciaria Apstólica, en virtud de las facultades concedidas de modo especialísimo al Santísimo Padre y Señor nuestro, en Cristo, por la divina providencia, Papa Francisco.

Concede benignamente al Excelentísimo y Reverendísimo Monseñor Francisco Ozoria Acosta, Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, Primado de América que, con ocasión del ciento cincuenta aniversario de la erección canónica de la Congregación de las Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha, en el día elegido para bien de los fieles, después de ofrecer el Santo Sacrificio, imparta a las hermanas que celebran el jubileo y a todos los fieles presentes en la celebración la Bendición Papal y la indulgencia plenaria si cumplen las condiciones para lucrarla (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice).

Los fieles que reciban la bendición papal devotamente, y que por circunstancias razonables no estuvieran presentes físicamente en la celebración, si siguen piadosamente los mismos ritos, mientras se celebran, por medio de la televisión o la radio, podrán conseguir indulgencias plenarias según las normas del Derecho.
Sin que obste nada en contrario.

Dado en Roma, en la Penitenciaria Apostólica, el día 26 de abril del año 2019.
Maurus Card. Piacenza
Pinitenciario Mayor”

4. Homilia del Arzobispo Ozoria

El siguiente texto nos sitúa muy bien el sentido y los puntos claves de estos 150 años y jubileo. Es una pieza en la crónica, que queremos destacar:

Homilia en el inicio del año Jubilar de las hermanas de la caridad del Cardenal Sancha. En ocasión del 150º aniversario de fundación.

Catedral Primada de América – 5 de agosto de 2019
“Muy queridos hermanos y hermanas.

Doy una cordial bienvenida a los señores Obispos, Sacerdotes, Diáconos, Religiosos y Religiosas.

Una especial felicitación a las Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha, venidas de todo el país y más allá.

Sean bienvenidos todos los grupos apostólicos, movimientos, laicos sanchinos e instituciones donde trabajan las Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha.

Celebramos con mucha alegría y sentido eclesial este gran acontecimiento: Un Año Jubilar por el 150 Aniversario de Fundación de esta Comunidad Religiosa.

150 años siguiendo los pasos y la inspiración del Beato Ciriaco María Sancha.

150 años testimoniando la Caridad Evangélica, en un servicio incondicional a los pobres, a los ancianos y a todo el Pueblo de Dios.

A lo largo de estos años, este Instituto de Vida Consagrada se ha empeñado en ser un “signo de lo trascendente” en la sociedad y en el mundo, como nos enseña el Santo Papa Juan Pablo II. La Vida Consagrada no es otra cosa que eso “signo de lo trascendente”. Es una referencia permanente al misterio de Dios.
Ese signo lo podemos descubrir en dos aspectos fundamentales: el Ser y el Quehacer.

-Nos consta de la identidad de este Instituto, de su Consagración y su sólida espiritualidad.

-Pero también nos consta de la entrega generosa y tesonera a la misión. Las obras educativas y caritativas dan testimonio de su compromiso al servicio de los más necesitados.

Que este Año Jubilar le sirva para un mayor crecimiento en su ser y en su misión. Que sea verdaderamente un año de gracia para ustedes queridas Hermanas y para la Iglesia. Deseamos también que sea un año de renovación y de mucha oración.

Y como para coronar este inicio del Año Jubilar, tenemos la alegría de la Profesión Perpetua de las Hermanas Roselyne Avelmar y Legny Siyuderquis Delgado. Una prueba más de que Dios sigue llamando y que hay hombres y mujeres que responden. Una prueba más de que el amor de Dios no se agota.

Roselyne y Legny han descubierto la llama del amor de Dios que no se apaga y han decidido unirse a ese Dios en “Matrimonio Perpetuo”.

Las Hermanas Roselyne y Legny cuentan con el apoyo de esta familia “Las Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha”, para vivir esta alianza de amor.

Quiero terminar recordando las enseñanzas de los Obispos en la Tercera Conferencia Latinoamericana y del Caribe, reunidos en Puebla, que llaman a un seguimiento radical de Jesucristo.

“Llamados por el Señor, se comprometen a seguirlo radicalmente, identificándose con El desde las bienaventuranzas” (DP 742).

“Las que pertenecen a Dios en Cristo por la castidad consagrada serán testimonio de la Alianza liberadora de Dios con el hombre, y en el seno de la Iglesia particular, serán presencia del amor con el que Cristo amó a su Iglesia y se entregó a sí mismo por ella.
Serán finalmente, para todos, un signo luminoso de la liberación escatológica vivida en la entrega a Dios y en la nueva y universal solidaridad con los hombres”: (DP. 749).
Ave María Purísima.”

5. CONTINUIDAD

Como un diciente signo de que la obra comenzada hace 150 años está viva y presente hoy, dos jóvenes hermanas hicieron sus votos perpetuos y otras cinco, como un paso más camino a esos votos perpetuos, renovaron por otros dos años como junioras sus votos temporales. Significativamente también venían de tres países diferentes: Haití, Venezuela y República Dominicana. La Superiora General, que los recibía, es de Puerto Rico. Aquellas primeras cuatro de hace 150 años eran solo cubanas.
He aquí el texto de consagración que las siete pronunciaron en el rito, que está colocado en la Misa después de la Homilía:
“Omnipotente y Eterno Dios,
Yo_________________________________

Confiada en tu infinita bondad y misericordia, presente ante tu divina majestad, y movida por el deseo de vivir únicamente para tu servicio y el de la santa madre Iglesia, en presencia de María Santísima, siempre Virgen, de san José, de todos los santos y santas y de cuantos se hallan aquí presentes, renuevo en manos de Madre Carmen Dolores Ferrer Ramos, Superiora General, voto de castidad, pobreza y obediencia, conforme a las constituciones de esta congregación de Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha. Dígnate aceptar este holocausto de amor y total entrega y concédeme la gracia que necesito para vivirlo fiel y generosamente. Amén.”

CERTIFICACIÓN

CERTIFICO que en nuestra CRÓNICA DEL JUBILEO DE LAS SANCHINAS hemos destacado fielmente acontecimientos y palabras de sus inicios el 5 de Agosto 2019.

DOY FE, en Santiago de los Caballeros, a ocho días mes de agosto del año del Señor 2019.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorSeñales de Paz
Noticia siguiente¿Qué pasa con el sistema educativo del país?