¡Jesús camina contigo!

Dos iban hacia Emaús, en una amena caminata, mientras en sus corazones ardía la presencia grata de quien les seguía, Jesús, la palpable compañía... Llevarnos a su lado por caminos estrechos suele ser una de las estrategias de Dios para enseñarnos su carácter y desacostumbrarnos de las jornadas estériles. Muchos son los que van por anchas avenidas, cuyo destino lleva a la perdición. Es preferible recorrer un camino con obstáculos pero con propósito, que transitar un camino fácil pero sin destino, o peor aún que te lleve al extravío. Dice Proverbios 16:25 “Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero al final es camino de muerte”. Los hombres listos buscan atajos y saltar los trechos, los hombres de Dios, miran su destino y andan derecho.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorAunque lo expulsen del PLD, Leonel puede ser candidato
Noticia siguienteResponso por un poeta descuartizado