¡Dios dirige!

Hay quienes no están aún estando y quienes mientras demuestran ausencia conviven contigo tarareando canciones que cabalgan entre risas suaves, ciudades grandes y poemas; se columpian en una quimera y sueñan despiertos en un rincón desierto. Se citan en un pensamiento repentino, se aman en un mismo suspiro, se toman de las manos con el destino y entre las miradas abren su camino.

No hay lejanía para quienes saben ser uno y conocen que el lugar más importante es donde la sinceridad cierra cada grieta que puede dar paso al ego; allí donde la confianza abre las hornillas que trenzan cada llama de rojo fuego. Que la distancia se acorta con la constancia y un gran error se borra cuando el amor corrige el guion y Dios dirige al corazón.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorTrump presume del poderío militar de Estados Unidos
Noticia siguienteMiles exigen la revocación de la política de género