Zona Franca Industrial SPM: un parque donde se conjugan los resultados

La República Dominicana ha logrado una importante cosecha en los últimos años, en lo concerniente a zonas francas, y en ese comportamiento positivo las empresas ubicadas en San Pedro de Macorís han tenido un aporte estelar.

La llamada “Sultana del Este” finalizó el año 2018 con 56 empresas de zonas francas en operación, que conforman el segundo parque con más empresas del ramo en el territorio nacional, de acuerdo con las estadísticas oficiales. Son empresas que siguen un trayecto de éxito. Dentro de ellas están DRL Manufacturing, Sindoni Group, Medsorb Dominicana y Yazoo Investments, entre otras.

Del total de empresas que operan bajo el régimen de zonas francas, las de San Pedro de Macorís  representan el 8.3%. La Zona Franca Industrial cerró el pasado año con 12,208 empleos directos, lo que representa un crecimiento del 22.4% con relación a los últimos cinco años. San Pedro de Macorís en materia de zonas francas representó el 7.1% de los empleos generados por la actividad “zonafranquera”, en general. Si se suman los puestos de trabajos directos y los indirectos, el número es de 30,520.

Los datos del Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación (CNZFE), ofrecidos en un recorrido con periodistas de medios diversos, indican que la inversión en  San Pedro de Macorís al cierre del pasado año era de US$211.9 millones. Si se echa una mirada a las estadísticas de cinco años atrás, los resultados actuales representan un aumento de 9.3%. La inversión de la Zona Franca San Pedro de Macorís representa el 4.2% de la inversión total que había en las zonas francas en el 2018 en suelo dominicano. La procedencia de esos capitales es de diversos países. De Estados Unidos es un 59%, de Venezuela un 17%, de España un 8%, de República Dominicana un 8%, de Canadá un 4% y de otras naciones un 14% en total.

El área de naves ocupadas en el parque de zona franca industrial de San Pedro de Macorís es de 3,429.3 pies cuadrados y las exportaciones estimadas se situaron a final del pasado año en 504.4 millones de dólares.

A esos datos hay que agregar los pagos por servicios de electricidad, que totalizaron RD$252.4 millones, según el corte numérico realizado entre enero y diciembre pasados; 418.7 millones por vía de la seguridad social (a Tesorería de la Seguridad Social), 19.2 millones por el aporte que se realiza al Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (Infotep), 3.2  millones por agua y 92.9 millones por telecomunicaciones. El pago general por todos esos componentes o servicios fue de 786.4 millones de pesos.

DRL Manufacturing trabaja joyería fina para el mercado masivo, con especialidad en aretes, brazaletes y cadenas,  y genera alrededor de 800 empleos; cuando empezó a caminar (hace 26 años) tenía 50 empleados. Dentro de los actuales que posee hay algunos, que son, por ejemplo, sordomudos. Y eso se debe a que la empresa tiene como política dar espacio y oportunidad a ese tipo de personas. “Tienen gran habilidad para concentrarse, tienen las manos, el talento y la paciencia para aprender y esas son cosas que necesitamos. Nos sentimos muy bien cuando le damos la oportunidad. Son entes productivos”, le dijo a los periodistas Dov Zipper, el gerente general de la empresa. “Y tenemos desde ingenieros con 12 y 13 años aquí hasta pasantes… Hay un gran panorama y tenemos una gran integración con el pueblo petromacorisano”, sostuvo. No esconde el interés que le genera el tema y se extiende en el abordaje, sin importar el calor que hace a media mañana, cuando transcurre el diálogo.

Mientras, Tomás Natera, gerente de Planta, aseguró que DRL Manufacturing trabaja bajo los estándares de cumplimento social, leyes locales y certificaciones de distintas instituciones del Estado, entre ellas el Ministerio de Trabajo y el de Medio Ambiente y Recursos Natruales. “Recibimos auditorías de nuestros clientes anualmente. Somos una compañía socialmente responsable”, indicó. DRL Manufacturing exporta todo lo que produce en la provincia conocida también –popularmente- como serie 23. “Empezamos con una nave chiquita y poco a poco hemos ido creciendo”, indicó Dov Zipper.

Cuando elCaribe le preguntó por cuáles razones la empresa decidió colocarse en suelo dominicano y no en otra nación, su respuesta fue: “Nosotros tuvimos la oportunidad de abrir donde realmente queríamos. El tratado de libre comercio que tiene República Dominicana nos permite entrar aquí materia prima de alto valor, libre de impuestos. Lo otro es que pudimos preparar una fábrica de la manera que queríamos, con apoyo de Proindustria, y estar cerca del pueblo (…)”.

DRL Manufacturing inició operaciones en 1990 con el nombre de Fine Quality Products, luego pasó a operar bajo L.A Estilos. En 2007 pasó a formar parte del grupo Richline, una subsidiaria de Berkshire Hathway, propiedad del empresario norteamericano Warren Buffet.

Richline Group es uno de los principales fabricantes y comercializadores de materiales preciosos en los Estados Unidos.

Sindoni Group, de capital venezonano y cuyo producto es Pirulin, inició operaciones de manufactura en República Dominicana en 2013. Es otra empresa que se suma a las que aportan mano de obra y dinamismo a la tierra petromacorisana. Se dedica a producir dulces y golosinas, con mano de obra directa de San Pedro de Macorís y materia prima local en un 95%. Eso incluye harina, aceite y otros. “Estamos dando un gran apoyo a todo lo que es el agroindustrial dominicano”, asegura Jonathan Sánchez, gerente de la empresa. Todo el material de empaque usado es también de factura dominicana.

Sindoni exporta desde República Dominicana a 12 mercados de Centroamérica, Estados Unidos y Suramérica y a Europa y firmó un acuerdo con Copa Airlines para que el producto esté presente en esa aerolínea.

En el caso de Medsorb Dominicana, una empresa de manufactura de dispositivos médicos, la capacitación del personal ha sido fundamental para el posicionamiento alcanzado tanto por la empresa como por sus productos, que llegan a 40 países, informó Nilsa Natta, gerente de planta. La empresa promedia los 500 empleados y tiene tres turnos de trabajo.

Otra empresa visitada fue Yazoo Investments, constituida en 2006. Se dedica a la producción de ron envejecido a granel y ron envasado. Sus principales mercados de exportación son Chile, España, Estados Unidos, México y Centroamérica; en general llega a unos 25 países. Produce anualmente alrededor de tres millones de litros. Tiene ventas anuales que promedian los cinco o seis millones de dólares. En cuanto a la venta, la relación es 80-20. Eso significa que el 80% de esa producción de va a los mercados internacionales, vía la exportación, y el restante 20% se vende a nivel local.

El subdirector ejecutivo del CNZFE, Daniel Liranzo, habló con precisión sobre el proceso de diversificación que han seguido las zonas francas en República Dominicana. “Ya no somos simples ensambladores. No dependemos de una actividad específica, como antes, que dependíamos en aproximadamente un 60% de la confección de textiles”, le dijo el funcionario a los periodistas. “Este sector es de gran empuje. Se ha diversificado y otros sectores emergentes han venido a formar parte de la estructura exportadora”, apuntó.

Una mirada en ampliación

Los números y resultados que refleja el sector de zonas francas dominicano –en general- a menudo despiertan el apetito de los inversores. En el país hay 673 empresas y otras que están en camino a llegar.

 El año 2018 finalizó con 74 parques de zonas francas en operación, lo que representa un crecimiento de 4.2% respecto al año anterior, según datos del CNZFE. Cuando las zonas francas crecen, ese incremento tiene un efecto multiplicador, que se expresa en una mayor cantidad de empleos, una mayor compra de bienes a nivel local y una mayor presencia a nivel internacional a través de los productos que se exportan.

Las cifras que ofrecen tanto Luisa Fernández Durán, directora de la institución, como el subdirector Liranzo, indican que actualmente se exportan 1,849 líneas de productos a 132 países.

El 40% de la inversión colocada en zonas francas proviene de los Estados Unidos y un 22 es de origen dominicana. Del total de parques en operación el 50% se concentra en la región Norte del país, un 23% en el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo, un 17% en la región Sur y el 9.5% en el Este. El 75.7% de los parques de zonas francas en operación son propiedad del sector privado y el 20.3% corresponde al sector público. Un 4.1% opera bajo el modelo de administración mixta. Por vía de zonas francas se exportó en 2018 un total de US$6,230 millones. Ese monto representa un incremento de 9.1% si se compara con los envíos realizados en 2017. El crecimiento de esas exportaciones fue de 30.7% en siete años (2011-2018).

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEmbajada de EEUU considera como prioridad seguridad de estadounidenses que visitan y viven en RD
Noticia siguienteTribunal dicta apertura a juicio contra sacerdote acusado de abusar de varios estudiantes