Roque Dalton: poeta que se resiste al olvido

Se cumplen 44 años del asesinato de Roque Dalton, poeta revolucionario, o revolucionario poeta, en cierta forma es lo mismo. La poesía siempre es revolucionaria, al efecto presto el espacio a Francisco Rafael Arroyo, con este artículo sobre el inmenso poeta salvadoreño.

Era el año de 1983 cuando escuché por vez primera el nombre de ese gigante de la poesía latinoamericana llamado Roque Dalton García.

Todo ocurrió en medio de una conversación informal que sostenía el periodista Aquino Arroyo, mi tío, con un miembro del Partido Comunista Dominicano, organización política de la que ambos formaban parte, y en la que se elogiaba la calidad poética de Roque Dalton, o, por lo menos, eso fue lo que me pareció.

Como no entendía absolutamente nada de poesía, lo que más me llamó la atención fue su nombre. Me resultaba asombroso que un poeta pudiera llamarse Roque Dalton.

En esa época era muy difícil encontrar textos de Roque Dalton en las librerías dominicanas. Dalton era un escritor prácticamente prohibido por su condición de militante comunista a tiempo completo, a pesar de que la calidad poética de sus trabajos estaba fuera de toda duda.

Desde muy joven Dalton se involucra en las luchas políticas de su país El Salvador, al que cariñosamente le llamaba el pulgarcito de América. En un poema titulado “Buscándome líos”, narra su primera experiencia en una reunión política.

“La noche de mi primera reunión de célula llovía mi manera de chorrear fue muy aplaudida por cuatro o cinco personajes del dominio de Goya todo el mundo ahí parecía levemente aburrido tal vez de la persecución y hasta de la tortura diariamente soñada.”

En otro poema de esa etapa inicial titulado “Recuerdo y preguntas”, en la que actúa como un agitador estudiantil, Dalton escribe:

Aquí en la universidad mientras escucho un discurso del rector
(en cada puerta hay policías grises dando su aporte a la cultura)

Ya en esa época Dalton comienza a vivir una vida sumamente intensa tanto en lo político como en lo literario, oficio que utilizó para difundir sus ideas políticas y la visión que tenía del mundo, y como un presagio de lo que sería el desenlace de su breve vida, en un poema titulado Alta hora de la noche, escribe: “Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre porque se detendrá la muerte y el reposo.”

El 10 de mayo de 1975, Roque Dalton, el hombre al que Silvio Rodríguez le dedicó la canción mi unicornio azul, Roque Dalton, el poeta consagrado con las luchas de su pueblo y que fue varias veces apresado por sus enemigos de la derecha; Roque Dalton, el poeta que se le escapó varias veces a la muerte, fue vilmente ejecutado por sus “amigos” del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) bajo la falsa acusación de ser un agente de la CIA.

De ese lamentable y vergonzoso hecho se cumplieron 44 años, y aunque sus ejecutores ocultaron su cuerpo, Roque Dalton vive en cada poema que escribió y en cada ser humano comprometido con la libertad.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorDerecho al trabajo
Noticia siguienteVarían medida a imputados en caso Tremols; A nueve lo envían a prisión